1
He aquí, yo envío mi Mensajero, el cual barrerá el camino delante de mí;
y luego vendrá a su Templo el Señor a quien vosotros buscáis, y el ángel del pacto, a quien deseáis vosotros.
He aquí viene, dijo el SEÑOR de los ejércitos.
2
¿Y quién podrá sufrir el tiempo de su venida? O ¿quién podrá estar cuando él se mostrará? Porque él será como fuego purificador, y como jabón de lavadores.
3
Y se sentará para afinar y limpiar la plata;
porque limpiará a los hijos de Leví, los afinará como a oro y como a plata;
y ofrecerán al SEÑOR Presente con justicia.
4
Y será suave al SEÑOR el Presente de Judá y de Jerusalén, como en los días pasados, y como en los años antiguos.
5
Y vendré a vosotros para juicio;
y seré pronto testigo contra los hechiceros y adúlteros;
y contra los que juran mentira, y los que detienen el salario del jornalero, de la viuda, y del huérfano, y los que hacen agravio al extranjero, no teniendo temor de mí, dijo el SEÑOR de los ejércitos.
6
Porque yo soy el SEÑOR, no me he mudado;
y así vosotros, hijos de Jacob, no habéis sido consumidos.
7
Desde los días de vuestros padres os habéis apartado de mis leyes, y nunca las guardasteis.
Tornaos a mí, y yo me tornaré a vosotros, dijo el SEÑOR de los ejércitos.
Y diréis: ¿En qué hemos de tornar?
8
¿Robará el hombre a Dios? Pues vosotros me habéis robado.
Y diréis: ¿En qué te hemos robado? En los diezmos y las ofrendas.
9
Malditos sois con maldición, porque vosotros, la nación toda, me habéis robado.
10
Traed todos los diezmos al alfolí, y haya alimento en mi Casa;
y probadme ahora en esto, dijo el SEÑOR de los ejércitos, y veréis si yo no os abriré las ventanas de los cielos, y vaciaré sobre vosotros bendición hasta que no de abasto.
11
Y reprenderé por vosotros al devorador, y no os corromperá el fruto de la tierra;
ni la vid en el campo os abortará, dijo el SEÑOR de los ejércitos.
12
Y todos los gentiles os dirán bienaventurados;
porque seréis tierra deseable, dijo el SEÑOR de los ejércitos.
13
Vuestras palabras han prevalecido contra mí, dice el SEÑOR.
Y diréis: ¿Qué hemos hablado contra ti?
14
Habéis dicho: Por demás es servir a Dios;
¿y qué aprovecha que guardemos su ley, y que andemos tristes delante del SEÑOR de los ejércitos?
15
Decimos, pues, ahora: que bienaventurados los soberbios, y aun que los que hacen impiedad son los prosperados.
Los que tentaron a Dios, escaparon.
16
Entonces los que temen al SEÑOR hablaron cada uno a su compañero;
y el SEÑOR escuchó y oyó, y fue escrito libro de memoria delante de él para los que temen al SEÑOR, y para los que piensan en su Nombre.
17
Y serán míos, dijo el SEÑOR de los ejércitos, en el día que yo tengo de hacer tesoro;
y los perdonaré como el hombre que perdona a su hijo que le sirve.
18
Convertíos pues, y haréis diferencia entre el justo y el malo, entre el que sirve a Dios y el que no le sirvió.