1
Y acontecerá en lo postrero de los tiempos, que el monte de la Casa del SEÑOR será constituido por cabecera de montes, y más alto que todos los collados, y correrán a él pueblos.
2
Y vendrán muchos gentiles, y dirán: Venid, y subamos al monte del SEÑOR, y a la Casa del Dios de Jacob;
y nos enseñará en sus caminos, y andaremos por sus veredas;
porque de Sion saldrá la ley, y de Jerusalén la palabra del SEÑOR.
3
Y juzgará entre muchos pueblos, y corregirá fuertes naciones hasta muy lejos;
y martillarán sus espadas para azadones, y sus lanzas para hoces;
no alzará espada gente contra gente, ni más se ensayarán para la guerra.
4
Y cada uno se sentará debajo de su vid y debajo de su higuera, y no habrá quien amedrente;
porque la boca del SEÑOR de los ejércitos habló.
5
Aunque todos los pueblos anduvieren cada uno en el nombre de sus dioses, nosotros con todo andaremos en el nombre del SEÑOR nuestro Dios para siempre y eternalmente.
6
En aquel día, dice el SEÑOR, juntaré la coja, y recogeré la amontada, y a la que afligí;
7
y pondré a la coja para sucesión, y a la descarriada para nación robusta;
y el SEÑOR reinará sobre ellos en el monte de Sion desde ahora y para siempre.
8
Y tú, oh torre del rebaño, la fortaleza de la hija de Sion vendrá hasta ti;
y vendrá el Señorío primero, el Reino, a la hija de Jerusalén.
9
Ahora ¿por qué gimes tanto? ¿No hay rey en ti? ¿Pereció tu consejero? Te ha tomado dolor como de mujer de parto.
10
Duélete y gime, hija de Sion como mujer de parto;
porque ahora saldrás de la ciudad, y morarás en el campo, y llegarás hasta Babilonia;
allí serás librada, allí te redimirá el SEÑOR de la mano de tus enemigos.
11
Pero ahora se han juntado muchas naciones contra ti, y dicen: Sea profanada, y vean nuestros ojos su deseo sobre Sion.
12
Mas ellos no conocieron los pensamientos del SEÑOR, ni entendieron su consejo;
por lo cual los juntó como gavillas en la era.
13
Levántate y trilla, hija de Sion, porque tu cuerno tornaré de hierro, y tus uñas de bronce, y desmenuzarás a muchos pueblos;
y consagrarás al SEÑOR sus despojos, y sus riquezas al Señor de toda la tierra.