1
¶ Y salió de allí, y vino a su tierra, y le siguieron sus discípulos.
2
Llegado el sábado, comenzó a enseñar en la sinagoga;
y muchos, oyéndole, estaban atónitos, diciendo: ¿De dónde tiene éste estas cosas? ¿Y qué sabiduría es ésta que le es dada, y tales maravillas que por sus manos son hechas?
3
¿No es éste el carpintero, hijo de María, hermano de Jacobo, y de José, y de Judas, y de Simón? ¿No están también aquí con nosotros, sus hermanas? Y se escandalizaban de él.
4
Pero Jesús les decía: No hay profeta deshonrado sino en su tierra, y entre sus parientes, y en su casa.
5
Y no pudo hacer allí alguna maravilla;
solamente sanó unos pocos enfermos, poniendo sobre ellos las manos.
6
Y estaba maravillado de la incredulidad de ellos.
Y rodeaba las aldeas de alrededor, enseñando.
7
¶ Y llamó a los doce, y comenzó a enviarlos de dos en dos;
y les dio potestad sobre los espíritus inmundos.
8
Y les mandó que no llevaran nada para el camino, sino solamente báculo;
ni alforja, ni pan, ni dinero en la bolsa;
9
mas que calzaran sandalias, y no vistieran dos túnicas.
10
Y les decía: Dondequiera que entréis en una casa, posad en ella hasta que salgáis de allí.
11
Y todos aquellos que no os recibieren ni os oyeren, saliendo de allí, sacudid el polvo que está debajo de vuestros pies, en testimonio a ellos.
De cierto os digo que será más tolerable para los de Sodoma y Gomorra en el día del juicio, que para aquella ciudad.
12
Y saliendo, predicaban que los hombres se arrepintieran.
13
Y echaban fuera muchos demonios, y ungían con aceite a muchos enfermos, y sanaban.
14
¶ Y oyó el rey Herodes la fama de Jesús, porque su nombre era hecho notorio;
y dijo: Juan el que bautizaba, ha resucitado de los muertos, y por tanto, virtudes obran en él.
15
Otros decían: Elías es.
Y otros decían: Profeta es, o alguno de los profetas.
16
Y oyéndolo Herodes, dijo: Este es Juan el que yo degollé;
él ha resucitado de los muertos.
17
Porque el mismo Herodes había enviado, y prendido a Juan, y le había aprisionado en la cárcel a causa de Herodías, mujer de Felipe su hermano;
porque la había tomado por mujer.
18
Porque Juan decía a Herodes: No te es lícito tener la mujer de tu hermano.
19
Mas Herodías le acechaba, y deseaba matarle, y no podía;
20
porque Herodes temía a Juan, conociéndolo varón justo y santo;
y le tenía respeto;
y escuchándole, hacía muchas cosas;
y le oía de buena gana.
21
Y venido un día oportuno, en que Herodes, en la fiesta de su nacimiento, daba una cena a sus príncipes y tribunos, y a los principales de Galilea;
22
y entrando la hija de Herodías, y danzando, y agradando a Herodes y a los que estaban con él a la mesa, el rey dijo a la muchacha: Pídeme lo que quisieres, que yo te lo daré.
23
Y le juró: Todo lo que me pidieres te daré, hasta la mitad de mi reino.
24
Y saliendo ella, dijo a su madre: ¿Qué pediré? Y ella dijo: La cabeza de Juan el Bautista.
25
Entonces ella entró prestamente al rey, y pidió, diciendo: Quiero que ahora mismo me des en un plato la cabeza de Juan Bautista.
26
Y el rey se entristeció mucho;
mas a causa del juramento, y de los que estaban con él a la mesa, no quiso desecharla.
27
Y luego el rey, enviando uno de la guardia, mandó que fuera traída su cabeza;
28
el cual fue, y le degolló en la cárcel, y trajo su cabeza en un plato, y la dio a la muchacha, y la muchacha la dio a su madre.
29
Y oyéndolo sus discípulos, vinieron y tomaron su cuerpo, y le pusieron en un sepulcro.
30
¶ Y los apóstoles se juntaron a Jesús, y le contaron todo lo que habían hecho, y lo que habían enseñado.
31
Y él les dijo: Venid vosotros aparte al lugar desierto, y reposad un poco.
Porque había muchos que iban y venían, que aun no tenían lugar de comer.
32
Y se fueron en un barco al lugar desierto aparte.
33
Y los vieron ir muchos, y le conocieron;
y concurrieron allá muchos a pie de las ciudades, y llegaron antes que ellos, y se juntaron a él.
34
Y saliendo Jesús vio gran multitud, y tuvo misericordia de ellos, porque eran como ovejas sin pastor;
y les comenzó a enseñar muchas cosas.
35
Cuando ya era el día muy entrado, sus discípulos llegaron a él, diciendo: El lugar es desierto, y el día ya muy entrado;
36
envíalos para que vayan a los cortijos y aldeas de alrededor, y compren para sí pan;
porque no tienen qué comer.
37
Respondiendo él, les dijo: Dadles de comer vosotros.
Y le dijeron: ¿Qué vayamos y compremos pan por doscientos denarios, y les demos de comer?
38
El les dice: ¿Cuántos panes tenéis? Id, y vedlo.
Y sabiéndolo, dijeron: Cinco, y dos peces.
39
Y les mandó que hicieran recostar a todos por partidas sobre la hierba verde.
40
Y se recostaron por partidas, de ciento en ciento, y de cincuenta en cincuenta.
41
Y tomados los cinco panes y los dos peces, mirando al cielo, bendijo, y partió los panes, y dio a sus discípulos para que los pusieran delante;
y repartió a todos los dos peces.
42
Y comieron todos, y se saciaron.
43
Y alzaron de los pedazos doce cestas llenas, y de los peces.
44
Y los que comieron eran cinco mil hombres.
45
¶ Y luego apuró a sus discípulos a subir en el barco, e ir delante de él a Betsaida en la otra ribera, entre tanto que él despedía la multitud.
46
Y después que los hubo despedido, se fue al monte a orar.
47
Cuando llegó la noche, el barco estaba en medio del mar, y él solo en tierra.
48
Y los vio fatigados remando, porque el viento les era contrario;
y cerca de la cuarta vigilia de la noche, vino a ellos andando sobre el mar, y quería precederlos.
49
Y viéndole ellos, que andaba sobre el mar, pensaron que era fantasma, y dieron voces;
50
porque todos le veían, y se turbaron.
Mas luego habló con ellos, y les dijo: Alentaos;
YO SOY, no temáis.
51
Y subió a ellos en el barco, y el viento reposó;
y ellos en gran manera estaban fuera de sí, y se maravillaban;
52
porque aún no habían cobrado entendimiento en los panes, porque sus corazones estaban ciegos.
53
Y cuando llegaron al otro lado, vinieron a tierra de Genesaret, y tomaron puerto.
54
Y saliendo ellos del barco, luego le conocieron.
55
Y recorriendo toda la tierra de alrededor, comenzaron a traer de todas partes enfermos en lechos, a donde oían que estaba.
56
Y dondequiera que entraba, en aldeas, o ciudades, o heredades, ponían en las calles a los que estaban enfermos, y le rogaban que les dejara tocar siquiera el borde de su vestido;
y todos los que le tocaban eran salvos.