1
¶ Y se movieron los hijos de Israel, y acamparon en los campos de Moab, a este lado del Jordán frente a Jericó.
2
Y vio Balac, hijo de Zipor, todo lo que Israel había hecho al amorreo.
3
Y Moab temió mucho a causa del pueblo que era mucho;
y se angustió Moab a causa de los hijos de Israel.
4
Y dijo Moab a los ancianos de Madián: Ahora lamerá esta compañía todos nuestros contornos, como lame el buey la grama del campo.
Y Balac, hijo de Zipor, era entonces rey de Moab.
5
Por tanto, envió mensajeros a Balaam hijo de Beor, a Petor, que está junto al río Eufrates en la tierra de los hijos de su pueblo, para que lo llamaran, diciendo: Un pueblo ha salido de Egipto, y he aquí cubre la faz de la tierra, y habita delante de mí.
6
Ven pues, ahora, te ruego, maldíceme este pueblo, porque es más fuerte que yo;
por ventura podré yo herirle, y echarlo de la tierra;
pues yo sé que el que tú bendijeres, será bendito, y el que tú maldijeres, será maldito.
7
Y fueron los ancianos de Moab, y los ancianos de Madián, con las encantaciones en su mano, y llegaron a Balaam, y le dijeron las palabras de Balac.
8
Y él les dijo: Reposad aquí esta noche, y yo os recitaré las palabras, cuando el SEÑOR me hablare.
Así los príncipes de Moab se quedaron con Balaam.
9
Y vino Dios a Balaam, y le dijo: ¿Quiénes son estos varones que están contigo?
10
Y Balaam respondió a Dios: Balac hijo de Zipor, rey de Moab, ha enviado a mí diciendo:
11
He aquí, este pueblo que ha salido de Egipto, cubre la faz de la tierra;
ven pues, ahora, y maldícemelo;
por ventura podré pelear con él, y echarlo.
12
Entonces Dios dijo a Balaam: No vayas con ellos, ni maldigas al pueblo;
porque es bendito.
13
Así Balaam se levantó por la mañana, y dijo a los príncipes de Balac: Volveos a vuestra tierra, porque el SEÑOR no me quiere dejar ir con vosotros.
14
Y los príncipes de Moab se levantaron, y vinieron a Balac, y dijeron: Balaam no quiso venir con nosotros.
15
¶ Y volvió Balac a enviar otra vez más príncipes, y más honorables que los otros.
16
Los cuales vinieron a Balaam, y le dijeron: Así dice Balac, hijo de Zipor: Te ruego que no dejes de venir a mí;
17
porque sin duda te honraré mucho, y haré todo lo que me dijeres;
ven, pues ahora, maldíceme a este pueblo.
18
Y Balaam respondió, y dijo a los siervos de Balac: Aunque Balac me diera su casa llena de plata y oro, no puedo traspasar la palabra del SEÑOR mi Dios, para hacer cosa chica ni grande.
19
Os ruego, por tanto, ahora, que reposéis aquí esta noche, para que yo sepa qué me vuelve a decir el SEÑOR.
20
Y vino Dios a Balaam de noche, y le dijo: Si vinieren a llamarte estos varones, levántate y ve con ellos;
pero harás lo que yo te dijere.
21
Así Balaam se levantó por la mañana, y cinchó su asna, y fue con los príncipes de Moab.
22
¶ Y el furor de Dios se encendió porque él iba;
y el ángel del SEÑOR se puso en el camino por adversario suyo;
y él iba cabalgando sobre su asna, y con él dos criados suyos.
23
Y el asna vio al ángel del SEÑOR, que estaba en el camino con su espada desnuda en su mano;
y se apartó el asna del camino, e iba por el campo.
Entonces Balaam azotó al asna para hacerla volver al camino.
24
Pero el ángel del SEÑOR se puso en una senda de viñas que tenía pared a un lado y pared al otro.
25
Y viendo el asna al ángel del SEÑOR, se pegó a la pared, y apretó contra la pared el pie de Balaam;
y él volvió a azotarla.
26
Y el ángel del SEÑOR volvió a pasar, y se puso en una angostura, donde no había camino para apartarse ni a diestra ni a siniestra.
27
Y viendo el asna al ángel del SEÑOR, se echó debajo de Balaam;
y Balaam se enojó, y azotó al asna con el palo.
28
Entonces el SEÑOR abrió la boca al asna, la cual dijo a Balaam: ¿Qué te he hecho, que me has herido estas tres veces?
29
Y Balaam respondió al asna: Porque te has burlado de mí.
¡Si tuviera espada en mi mano, ahora te mataría!
30
Y el asna dijo a Balaam: ¿No soy yo tu asna? Sobre mí has montado desde que tú me tienes hasta este día;
¿he acostumbrado a hacerlo así contigo? Y él respondió: No.
31
Entonces el SEÑOR destapó los ojos a Balaam, y vio al ángel del SEÑOR que estaba en el camino, y tenía su espada desnuda en su mano.
Y él se bajó y adoró inclinado sobre su rostro.
32
Y el ángel del SEÑOR le dijo: ¿Por qué has herido tu asna estas tres veces? He aquí yo he salido por tu adversario, porque tu camino es perverso delante de mí.
33
El asna me ha visto, y se ha apartado luego de delante de mí estas tres veces;
y si de mí no se hubiera apartado, yo también ahora te mataría a ti, y a ella dejaría viva.
34
Entonces Balaam dijo al ángel del SEÑOR: He pecado, que no sabía que tú te ponías delante de mí en el camino;
mas ahora, si te parece mal, yo me volveré.
35
Y el ángel del SEÑOR dijo a Balaam: Ve con esos hombres;
pero la palabra que yo te dijere, esa hablarás.
Así Balaam fue con los príncipes de Balac.
36
¶ Y oyendo Balac que Balaam venía, salió a recibirle a la ciudad de Moab, que está junto al término de Arnón, que está al límite de su territorio.
37
Y Balac dijo a Balaam: ¿No envié yo a llamarte? ¿Por qué no has venido a mí? ¿Por ventura no puedo yo honrarte?
38
Y Balaam respondió a Balac: He aquí yo he venido a ti;
mas ¿podré ahora hablar alguna cosa? La palabra que Dios pusiere en mi boca, esa hablaré.
39
Y fue Balaam con Balac, y vinieron a Quiriat-huzot.
40
Y Balac hizo matar bueyes y ovejas, y envió a Balaam, y a los príncipes que estaban con él.
41
Y el día siguiente Balac tomó a Balaam, y lo hizo subir a los altos de Baal, y desde allí vio la extremidad del pueblo.