1
¶ Y Balaam dijo a Balac: Edifícame aquí siete altares, y prepárame aquí siete becerros y siete carneros.
2
Y Balac hizo como le dijo Balaam;
y ofrecieron Balac y Balaam un becerro y un carnero en cada altar.
3
Y Balaam dijo a Balac: Ponte junto a tu holocausto, y yo iré;
por ventura el SEÑOR me vendrá al encuentro, y cualquiera cosa que me mostrare, te la haré saber.
Y así se fue solo.
4
Y se encontró Dios con Balaam, y éste le dijo: Siete altares he ordenado, y en cada altar he ofrecido un becerro y un carnero.
5
Y el SEÑOR puso palabra en la boca de Balaam, y le dijo: Vuelve a Balac, y has de hablar así.
6
Y volvió a él, y he aquí estaba él junto a su holocausto, él y todos los príncipes de Moab.
7
Y él tomó su parábola, y dijo: De Aram me trajo Balac, Rey de Moab, de los montes del oriente, diciendo: Ven, maldíceme a Jacob;
y ven, execra a Israel.
8
¿Por qué maldeciré yo al que Dios no maldijo? ¿Y por qué he de execrar al que el SEÑOR no ha execrado?
9
Porque de la cumbre de las peñas lo he visto, y desde los collados lo he mirado;
he aquí un pueblo que habitará confiado, y no será contado entre los gentiles.
10
¿Quién contará el polvo de Jacob, o el número de la cuarta parte de Israel? Muera mi alma de la muerte de los rectos, y mi postrimería sea como la suya.
11
Entonces Balac dijo a Balaam: ¿Qué me has hecho? Te he tomado para que maldigas a mis enemigos, y he aquí has proferido bendiciones.
12
Y él respondió, y dijo: ¿No cuidaré de decir lo que el SEÑOR pusiere en mi boca?
13
¶ Y dijo Balac: Te ruego que vengas conmigo a otro lugar desde el cual lo veas;
su extremidad solamente has visto, que no lo has visto todo;
y desde allí me lo maldecirás.
14
Y lo llevó al campo de Zofim, a la cumbre de Pisga, y edificó siete altares, y ofreció un becerro y un carnero en cada altar.
15
Entonces él dijo a Balac: Ponte aquí junto a tu holocausto, y yo iré a encontrar a Dios allí.
16
Y el SEÑOR se encontró con Balaam, y puso palabra en su boca, y le dijo: Vuelve a Balac, y así has de decir.
17
Y vino a él, y he aquí que él estaba junto a su holocausto, y con él los príncipes de Moab;
y le dijo Balac: ¿Qué ha dicho el SEÑOR?
18
Entonces él tomó su parábola, y dijo: Balac, levántate y oye;
escucha mis palabras, hijo de Zipor:
19
Dios no es hombre, para que mienta;
ni hijo de hombre para que se arrepienta.
El dijo, ¿y no hará?;
habló, ¿y no lo ejecutará?
20
He aquí, yo he tomado bendición;
y él bendijo, y no la revocaré.
21
No ha mirado iniquidad en Jacob, ni ha visto rebelión en Israel;
el SEÑOR su Dios es con él, y consigna de rey en él.
22
Dios los ha sacado de Egipto;
tiene fuerzas como de unicornio.
23
Porque en Jacob no hay agüero, ni adivinación en Israel.
Como ahora, será dicho de Jacob y de Israel: ¡Lo que ha hecho Dios!
24
He aquí el pueblo, que como león se levantará, y como león se erguirá;
no se echará hasta que coma la presa, y beba la sangre de los muertos.
25
Entonces Balac dijo a Balaam: Ya que no lo maldices, tampoco lo bendigas.
26
Y Balaam respondió, y dijo a Balac: ¿No te he dicho que todo lo que el SEÑOR me dijere, aquello tengo que hacer?
27
Y dijo Balac a Balaam: Te ruego que vengas, te llevaré a otro lugar;
por ventura parecerá recto a los ojos de Dios que desde allí me lo maldigas.
28
Y Balac llevó a Balaam a la cumbre de Peor, que mira hacia Jesimón.
29
Entonces Balaam dijo a Balac: Edifícame aquí siete altares, y prepárame aquí siete becerros y siete carneros.
30
Y Balac hizo como Balaam le dijo;
y ofreció un becerro y un carnero en cada altar.