1
¶ Y cuando vio Balaam que parecía bien al SEÑOR que él bendijera a Israel, no fue, como la primera y segunda vez, a encuentro de los agüeros, sino que puso su rostro hacia el desierto;
2
y alzando sus ojos, vio a Israel alojado por sus tribus;
y el Espíritu de Dios vino sobre él.
3
Entonces tomó su parábola, y dijo: Dijo Balaam hijo de Beor, y dijo el varón de ojos abiertos;
4
dijo el que oyó los dichos de Dios, el que vio la visión del Omnipotente;
caído, mas abiertos los ojos:
5
¡Cuán hermosas son tus tiendas, oh Jacob, tus habitaciones, oh Israel!
6
Como arroyos están extendidas, como huertos junto al río, como árboles de sándalo plantados por el SEÑOR, como cedros junto a las aguas.
7
De sus ramos destilarán aguas, y su simiente será en muchas aguas;
y su rey se ensalzará más que Agag, y su reino será ensalzado.
8
Dios lo sacó de Egipto;
tiene fuerzas como el unicornio;
comerá a los gentiles sus enemigos, y desmenuzará sus huesos, y los asaeteará con sus saetas.
9
Se encorvará para echarse como león, y como gran león;
¿quién lo despertará? Benditos los que te bendijeren, y malditos los que te maldijeren.
10
Entonces se encendió la ira de Balac contra Balaam, y batiendo sus palmas le dijo: Para maldecir a mis enemigos te he llamado, y he aquí los has bendecido resueltamente ya tres veces.
11
Huye, por tanto, ahora a tu lugar;
yo dije que te honraría, mas he aquí que el SEÑOR te ha privado de honra.
12
Y Balaam le respondió: ¿No lo declaré yo también a tus mensajeros que me enviaste, diciendo:
13
Si Balac me diera su casa llena de plata y oro, yo no podré traspasar el dicho del SEÑOR para hacer cosa buena ni mala de mi arbitrio;
mas lo que el SEÑOR hablare, eso diré yo?
14
Por tanto, he aquí, yo me voy ahora a mi pueblo;
ven, te indicaré lo que este pueblo ha de hacer a tu pueblo en los postrimeros días.
15
¶ Y tomó su parábola, y dijo: Dijo Balaam hijo de Beor, dijo el varón de ojos abiertos;
16
dijo el que oyó los dichos del SEÑOR, y el que sabe la ciencia del Altísimo, el que vio la visión del Omnipotente;
caído, mas abiertos los ojos:
17
Lo veré, mas no ahora;
lo miraré, mas no de cerca;
SALDRÁ ESTRELLA DE JACOB, y se levantará cetro de Israel, y herirá los cantones de Moab, y destruirá a todos los hijos de Set.
18
Y será tomada Edom, será también tomada Seir por sus enemigos, e Israel se portará con valentía.
19
Y el de Jacob se enseñoreará, y destruirá de la ciudad lo que quedare.
20
Y viendo a Amalec, tomó su parábola, y dijo: Amalec, cabeza de gentiles;
mas su postrimería perecerá para siempre.
21
Y viendo al ceneo, tomó su parábola, y dijo: Fuerte es tu habitación, pon en la peña tu nido;
22
porque el ceneo será echado, cuando Assur te llevará cautivo.
23
Tomó su parábola otra vez, y dijo: ¡Ay! ¿quién vivirá cuando hiciere Dios estas cosas?
24
Y vendrán navíos de la costa de Quitim, y afligirán a Assur, afligirán también a Heber;
mas él también perecerá para siempre.
25
Entonces se levantó Balaam, y se fue, y volvió a su lugar;
y también Balac se fue por su camino.