1
¶ Y el SEÑOR habló a Moisés, diciendo:
2
Manda a los hijos de Israel que echen del campamento a todo leproso, y a todos los que padecen de flujo, y a todo contaminado sobre muerto.
3
Así hombres como mujeres echaréis, fuera del campamento los echaréis;
para que no contaminen el campamento de aquellos entre los cuales yo habito.
4
Y lo hicieron así los hijos de Israel, los echaron fuera del campamento;
como el SEÑOR dijo a Moisés, así lo hicieron los hijos de Israel.
5
Además habló el SEÑOR a Moisés, diciendo:
6
Habla a los hijos de Israel: El hombre o la mujer que cometiere alguno de todos los pecados de los hombres, haciendo prevaricación contra el SEÑOR;
aquella persona es culpable;
7
confesarán su pecado que cometieron, y restituirán su culpa enteramente, y añadirán sobre ello la quinta parte, y lo darán a aquel contra quien es culpable.
8
Y si aquel varón no tuviere redentor al cual el delito sea restituido, el delito se restituirá al SEÑOR, al sacerdote, a más del carnero de las reconciliaciones, con el cual se hará reconciliación.
9
Y toda ofrenda de todas las cosas santas que los hijos de Israel presentaren al sacerdote, suya será.
10
Y lo santificado de cualquiera será suyo;
asimismo lo que cualquiera diere al sacerdote, suyo será.
11
¶ Y el SEÑOR habló a Moisés, diciendo:
12
Habla a los hijos de Israel, y diles: Cuando la mujer de alguno errare, e hiciere traición contra él,
13
que alguno se hubiere echado con ella por ayuntamiento de simiente, y su marido no lo hubiera visto por haberse ella contaminado ocultamente, ni hubiere testigo contra ella, ni ella hubiere sido cogida en el acto;
14
si viniere sobre él espíritu de celo, y tuviere celos de su mujer, habiéndose ella contaminado;
o viniere sobre él espíritu de celo, y tuviere celos de su mujer, no habiéndose ella contaminado;
15
entonces el marido traerá su mujer al sacerdote, y traerá su ofrenda con ella, la décima de un efa de harina de cebada;
no echará sobre ella aceite, ni pondrá sobre ella incienso, porque es presente de celos, presente de recordación, que trae en memoria iniquidad.
16
Y el sacerdote la hará acercar, y la hará poner delante del SEÑOR.
17
Luego tomará el sacerdote del agua santa en un vaso de barro;
tomará también el sacerdote del polvo que hubiere en el suelo del tabernáculo, y lo echará en el agua.
18
Y hará el sacerdote estar en pie a la mujer delante del SEÑOR, y descubrirá la cabeza de la mujer, y pondrá sobre sus manos el presente de la recordación, que es el presente de celos;
y el sacerdote tendrá en la mano las aguas amargas que acarrean maldición.
19
Y el sacerdote la conjurará, y dirá a la mujer: Si ninguno hubiere dormido contigo, y si no te has apartado de tu marido a inmundicia, limpia seas de estas aguas amargas que traen maldición.
20
Mas si te has apartado de tu marido, y te has contaminado, y alguno hubiere puesto en ti su simiente, fuera de tu marido;
21
(el sacerdote conjurará a la mujer con juramento de maldición, y dirá a la mujer): el SEÑOR te dé en maldición y en conjuración en medio de tu pueblo, haciendo el SEÑOR a tu muslo que falle, y a tu vientre que se te hinche;
22
y estas aguas que dan maldición entren en tus entrañas, y hagan henchir tu vientre, y fallar tu muslo.
Y la mujer dirá: Amén, amén.
23
Y el sacerdote escribirá estas maldiciones en un libro, y las borrará con las aguas amargas;
24
y dará a beber a la mujer las aguas amargas que traen maldición;
y las aguas que obran maldición entrarán en ella por amargas.
25
Después tomará el sacerdote de la mano de la mujer el presente de los celos, y mecerá la ofrenda delante del SEÑOR, y lo ofrecerá delante del altar.
26
Y tomará el sacerdote un puñado del presente, en memoria de ella, y hará perfume de ello sobre el altar, y después dará a beber las aguas a la mujer.
27
Le dará, pues, a beber las aguas;
y será, que si fuere inmunda y hubiere hecho traición contra su marido, las aguas que obran maldición entrarán en ella en amargura, y su vientre se hinchará, y fallará su muslo;
y la tal mujer será por maldición en medio de su pueblo.
28
Mas si la mujer no fuere inmunda, sino que estuviere limpia, ella será libre, y será fecunda.
29
Esta es la ley de los celos, cuando la mujer errare estando en poder de su marido, y se contaminare;
30
o del marido, sobre el cual pasare espíritu de celo, y tuviere celos de su mujer;
la presentará entonces delante del SEÑOR, y el sacerdote ejecutará en ella toda esta ley.
31
Y aquel varón será libre de iniquidad, y la mujer llevará su iniquidad.