1
¶ Y habló el SEÑOR a Moisés, diciendo:
2
Habla a los hijos de Israel, y diles: El hombre, o la mujer, cuando se apartare haciendo voto de Nazareo (apartado), para dedicarse al SEÑOR,
3
se abstendrá de vino y de sidra;
vinagre de vino, ni vinagre de sidra no beberá, ni beberá algún licor de uvas, ni tampoco comerá uvas frescas ni secas.
4
Todo el tiempo de su nazareato, de todo lo que se hace de vid de vino, desde los granillos hasta el hollejo, no comerá.
5
Todo el tiempo del voto de su nazareato no pasará navaja sobre su cabeza, hasta que sean cumplidos los días de su separación al SEÑOR, santo será;
dejará crecer las guedejas del cabello de su cabeza.
6
Todo el tiempo que se apartare al SEÑOR, no entrará a persona muerta.
7
Por su padre, ni por su madre, por su hermano, ni por su hermana, no se contaminará con ellos cuando murieren;
porque consagración de su Dios tiene sobre su cabeza.
8
Todo el tiempo de su nazareato, será santo al SEÑOR.
9
Y si alguno muriere muy de repente junto a él, contaminará la cabeza de su nazareato;
por tanto el día de su purificación raerá su cabeza;
al séptimo día la raerá.
10
Y el día octavo traerá dos tórtolas o dos palominos al sacerdote, a la puerta del tabernáculo del testimonio;
11
y el sacerdote ofrecerá el uno como el pecado, y el otro como holocausto;
y reconciliará el que pecó sobre el muerto, y santificará su cabeza en aquel día.
12
Y consagrará al SEÑOR los días de su nazareato, y traerá un cordero de un año en expiación por la culpa;
y los días primeros serán anulados, por cuanto fue contaminado su nazareato.
13
Esta es, pues, la ley del Nazareo;
el día que se cumpliere el tiempo de su nazareato: Vendrá a la puerta del tabernáculo del testimonio;
14
y ofrecerá su ofrenda al SEÑOR, un cordero de un año sin tacha en holocausto, y una cordera de un año sin tacha como el pecado, y un carnero sin tacha como sacrificio de paz;
15
además un canastillo de pan ázimo, tortas de flor de harina amasadas con aceite, y hojaldres de pan ázimo untadas con aceite, y su presente, y sus libaciones.
16
Y el sacerdote lo ofrecerá delante del SEÑOR, y ofrecerá su pecado y su holocausto;
17
y ofrecerá el carnero en sacrificio de paz al SEÑOR, con el canastillo de los panes ázimos;
ofrecerá asimismo el sacerdote su presente, y sus libaciones.
18
Entonces el Nazareo raerá a la puerta del tabernáculo del testimonio la cabeza de su nazareato, y tomará los cabellos de la cabeza de su nazareato, y los pondrá sobre el fuego que está debajo del sacrificio de la paz.
19
Después tomará el sacerdote la espaldilla cocida del carnero, y una torta sin levadura del canastillo, y una hojaldre sin levadura, y las pondrá sobre las manos del Nazareo, después que fuere raído su nazareato;
20
y el sacerdote mecerá aquello, ofrenda mecida delante del SEÑOR;
lo cual será cosa santa del sacerdote, a más del pecho mecido y de la espaldilla de la apartada;
y después beberá vino el Nazareo.
21
Esta es la ley del Nazareo que hiciere voto de su ofrenda al SEÑOR por su nazareato, a más de lo que sus recursos le permitieren;
según el voto que hiciere, así hará, conforme a la ley de su nazareato.
22
¶ Y el SEÑOR habló a Moisés, diciendo:
23
Habla a Aarón y a sus hijos, y diles: Así bendeciréis a los hijos de Israel, diciéndoles:
24
el SEÑOR te bendiga, y te guarde;
25
el SEÑOR haga resplandecer su rostro sobre ti, y tenga de ti misericordia;
26
el SEÑOR alce a ti su rostro, y ponga en ti paz.
27
Y pondrán mi nombre sobre los hijos de Israel, y yo los bendeciré.