1
¶ Y habló el SEÑOR a Moisés en el desierto de Sinaí, en el segundo año de su salida de la tierra de Egipto, en el mes primero, diciendo:
2
Los hijos de Israel harán la pascua a su tiempo determinado.
3
El décimocuarto día de este mes, entre las dos tardes, la haréis a su tiempo determinado;
conforme a todo su ordenanza, y conforme a todas sus leyes la haréis.
4
Y habló Moisés a los hijos de Israel, para que hicieran la pascua.
5
E hicieron la pascua en el mes primero, a los catorce días del mes, entre las dos tardes, en el desierto de Sinaí;
conforme a todas las cosas que mandó el SEÑOR a Moisés, así hicieron los hijos de Israel.
6
Y hubo varones que estaban inmundos a causa de muerto, y no pudieron hacer la pascua aquel día;
y llegaron delante de Moisés y delante de Aarón aquel día;
7
y le dijeron aquellos hombres: Nosotros somos inmundos por causa de muerto;
¿por qué seremos impedidos de ofrecer ofrenda al SEÑOR a su tiempo determinado entre los hijos de Israel?
8
Y Moisés les respondió: Esperad, y oiré qué mandará el SEÑOR acerca de vosotros.
9
Y el SEÑOR habló a Moisés, diciendo:
10
Habla a los hijos de Israel, diciendo: Cualquier varón de vosotros o de vuestras generaciones, que fuere inmundo por causa de muerto o estuviere de viaje lejos, hará pascua al SEÑOR.
11
En el mes segundo, a los catorce días del mes, entre las dos tardes, la harán;
con panes ázimos y hierbas amargas la comerán.
12
No dejarán de él para la mañana, ni quebrarán hueso en él;
conforme a toda la ordenanza de la pascua la harán.
13
Mas el que estuviere limpio, y no estuviere de viaje, si dejare de hacer la pascua, la tal persona será cortada de entre su pueblo;
por cuanto no ofreció a su tiempo determinado la ofrenda del SEÑOR, el tal hombre llevará su pecado.
14
Y si morare con vosotros algún extranjero, e hiciere la pascua al SEÑOR, conforme a la ordenanza de la pascua y conforme a sus leyes, así la hará;
una misma ordenanza tendréis, así el extranjero como el natural de la tierra.
15
¶ Y el día que el tabernáculo fue levantado, la nube cubrió el tabernáculo sobre la tienda del testimonio;
y a la tarde había sobre el tabernáculo como una apariencia de fuego, hasta la mañana.
16
Así era continuamente: la nube lo cubría, y de noche la apariencia de fuego.
17
Y según que se alzaba la nube del tabernáculo, los hijos de Israel partían;
y en el lugar donde la nube paraba, allí acampaban los hijos de Israel.
18
Al dicho del SEÑOR los hijos de Israel partían;
y al dicho del SEÑOR asentaban el campamento;
todos los días que la nube estaba sobre el tabernáculo, ellos quedaban reposados.
19
Y cuando la nube se detenía sobre el tabernáculo muchos días, entonces los hijos de Israel guardaban la ordenanza del SEÑOR y no partían.
20
Y era que cuando la nube estaba sobre el tabernáculo determinado número de días, al dicho del SEÑOR acampaban, y al dicho del SEÑOR partían.
21
Y era que cuando la nube se detenía desde la tarde hasta la mañana, y a la mañana la nube se levantaba, ellos partían;
o si había estado el día, y a la noche la nube se levantaba, entonces partían.
22
O si dos días, o un mes, o un año, mientras la nube se detenía sobre el tabernáculo quedándose sobre él, los hijos de Israel estaban acampados y no se movían;
mas cuando ella se alzaba, ellos se movían.
23
Al dicho del SEÑOR acampaban, y al dicho del SEÑOR partían, aguardando al SEÑOR, como lo había dicho el SEÑOR por la mano de Moisés.