1
¶ La respuesta suave quita la ira;
mas la palabra áspera hace subir el furor.
2
¶ La lengua de los sabios adornará la sabiduría;
mas la boca de los locos hablará locura.
3
¶ Los ojos del SEÑOR están en todo lugar, mirando a los malos y a los buenos.
4
¶ La sana lengua es árbol de vida;
mas la perversidad en ella es una brecha en el espíritu.
5
¶ El loco menosprecia el castigo de su padre;
mas el que guarda la corrección, saldrá prudente.
6
¶ En la casa del justo hay gran provisión;
pero turbación en los frutos del impío.
7
¶ Los labios de los sabios esparcen sabiduría;
mas no así el corazón de los locos.
8
¶ El sacrificio de los impíos es abominación al SEÑOR;
mas la oración de los rectos es su gozo.
9
Abominación es al SEÑOR el camino del impío;
mas él ama al que sigue justicia.
10
¶ El castigo es molesto al que deja el camino;
mas el que aborreciere la corrección, morirá.
11
¶ El Seol y el infierno están delante del SEÑOR;
¡cuánto más los corazones de los hombres!
12
¶ El burlador no ama al que le corrige;
ni se junta con los sabios.
13
¶ El corazón alegre hermosea el rostro;
mas por el dolor del corazón el espíritu se abate.
14
¶ El corazón entendido busca la sabiduría;
mas la boca de los locos se alimenta de locura.
15
Todos los días del pobre son trabajosos;
mas el de buen corazón tiene un convite continuo.
16
Mejor es lo poco con el temor del SEÑOR, que el gran tesoro donde hay turbación.
17
Mejor es la comida de legumbres donde hay amor, que de buey engordado donde hay odio.
18
¶ El hombre iracundo revolverá contiendas;
mas el que tarde se enoja, apaciguará la rencilla.
19
¶ El camino del perezoso es como seto de espinos;
mas la vereda de los rectos como una calzada.
20
¶ El hijo sabio alegra al padre;
mas el hombre loco menosprecia a su madre.
21
¶ La locura es alegría al falto de entendimiento;
mas el hombre inteligente enderezará su caminar.
22
¶ Los pensamientos son frustrados donde no hay consejo;
mas en la multitud de consejeros se afirman.
23
¶ El hombre se alegra con la respuesta de su boca;
y la palabra a su tiempo, ¡cuán buena es!
24
¶ El camino de la vida es cuesta arriba al entendido, para apartarse del Seol abajo.
25
¶ El SEÑOR asolará la casa de los soberbios;
mas él afirmará la heredad de la viuda.
26
Abominación son al SEÑOR los pensamientos del malo;
mas el hablar de los limpios es limpio.
27
Alborota su casa el codicioso;
mas el que aborrece las dádivas vivirá.
28
¶ El corazón del justo piensa para responder;
mas la boca de los impíos derrama malas cosas.
29
Lejos está el SEÑOR de los impíos;
mas él oye la oración de los justos.
30
¶ La luz de los ojos alegra el corazón;
y la buena fama engorda los huesos.
31
¶ La oreja que escucha la corrección de vida, entre los sabios morará.
32
¶ El que tiene en poco el castigo, menosprecia su alma;
mas el que escucha la corrección, tiene corazón entendido.
33
¶ El temor del SEÑOR es enseñanza de sabiduría;
y delante de la honra está la humildad.