Al Vencedor: Salmo de David.

1
En el SEÑOR he confiado.
¿Cómo decís a mi alma: Escapa al monte cual ave?
2
Porque he aquí, los malos entesaron el arco, apercibieron sus saetas sobre la cuerda para asaetear en oculto a los rectos de corazón.
3
Porque los fundamentos serán derribados.
¿El justo qué ha hecho?
4
¶ El SEÑOR está en el templo de su santidad;
la silla del SEÑOR está en el cielo;
sus ojos ven, sus párpados prueban a los hijos de los hombres.
5
El SEÑOR prueba al justo;
pero al malo y al que ama la rapiña, su alma aborrece.
6
Sobre los malos lloverá lazos;
fuego y azufre, con vientos de torbellinos, será la porción del cáliz de ellos.
7
Porque el justo SEÑOR amó la justicia, al recto mirará su rostro.