1
Alabad al SEÑOR, porque es bueno;
porque para siempre es su misericordia.
2
Diga ahora Israel: Que para siempre es su misericordia.
3
Diga ahora la casa de Aarón: Que para siempre es su misericordia.
4
Digan ahora los que temen al SEÑOR: Que eterna es su misericordia.
5
Desde la angustia invoqué a JAH;
y me respondió JAH, poniéndome en anchura.
6
El SEÑOR está por mí;
no temeré lo que me pueda hacer el hombre.
7
El SEÑOR está por mí entre los que me ayudan;
por tanto yo veré mi deseo en los que me aborrecen.
8
Mejor es esperar en el SEÑOR que esperar en hombre.
9
Mejor es esperar en el SEÑOR que esperar en príncipes.
10
Todas las naciones me cercaron;
en el nombre del SEÑOR, que yo los talaré.
11
Me cercaron y me asediaron;
en el nombre del SEÑOR, que yo los talaré.
12
Me cercaron como abejas, fueron apagados como fuegos de espinos;
en el nombre del SEÑOR, que yo los talaré.
13
Me empujaste con violencia para que cayera;
pero el SEÑOR me ayudó.
14
Mi fortaleza y mi canción es JAH, y él me ha sido por salud.
15
Voz de júbilo y de salud hay en las tiendas de los justos, la diestra del SEÑOR hace valentías.
16
La diestra del SEÑOR es sublime, la diestra del SEÑOR hace valentías.
17
No moriré, sino que viviré, y contaré las obras de JAH.
18
Me castigó gravemente JAH, mas no me entregó a la muerte.
19
Abridme las puertas de la justicia, entraré por ellas, alabaré a JAH.
20
Esta puerta es del SEÑOR, por ella entrarán los justos.
21
Te alabaré porque me has oído, y me fuiste por salud.
22
La piedra que desecharon los edificadores, ha venido a ser cabeza del ángulo.
23
De parte del SEÑOR es esto, es maravilla en nuestros ojos.
24
Este es el día que hizo el SEÑOR, nos gozaremos y alegraremos en él.
25
Oh SEÑOR, salva ahora, te ruego;
oh SEÑOR, te ruego nos hagas prosperar ahora.
26
Bendito el que viene en el Nombre del SEÑOR, desde la Casa del SEÑOR os bendecimos.
27
Dios es el SEÑOR que nos ha resplandecido, atad el sacrificio con cuerdas a los cuernos del altar.
28
Mi Dios eres tú, y a ti alabaré;
Dios mío, a ti ensalzaré.
29
Alabad al SEÑOR, porque es bueno;
porque para siempre es su misericordia.