1
Canción de las gradas.
Bienaventurado todo aquel que teme al SEÑOR, que anda en sus caminos.
2
Cuando comieres el trabajo de tus manos, dichoso tú, y tendrás bien.
3
Tu mujer será como la vid que lleva fruto a los lados de tu casa;
tus hijos como plantas de olivas alrededor de tu mesa.
4
He aquí que así será bendito el varón que teme al SEÑOR.
5
Bendígate el SEÑOR desde Sion, y veas el bien de Jerusalén todos los días de tu vida.
6
Y veas a los hijos de tus hijos, y la paz sobre Israel.