Al Vencedor: Salmo de David.

1
¿Hasta cuándo, SEÑOR? ¿Me olvidarás para siempre? ¿Hasta cuándo esconderás tu rostro de mí?
2
¿Hasta cuándo pondré consejos en mi alma, con ansiedad en mi corazón cada día? ¿Hasta cuándo será enaltecido mi enemigo sobre mí?
3
Mira, óyeme, SEÑOR Dios mío: Alumbra mis ojos, para que no duerma en muerte;
4
para que no diga mi enemigo: Lo vencí;
mis enemigos se alegrarán, si yo resbalare.
5
Mas yo en tu misericordia he confiado;
se alegrará mi corazón en tu salud.
6
Cantaré al SEÑOR, Porque me ha hecho bien.