De David.

1
Júzgame, oh SEÑOR, porque yo en mi integridad he andado;
y en el SEÑOR he confiado;
no vacilaré.
2
Pruébame, oh SEÑOR, y sondéame;
funde mis riñones y mi corazón.
3
Porque tu misericordia está delante de mis ojos, y en tu verdad ando.
4
No me he sentado con los varones de falsedad;
ni entré con los hipócritas.
5
Aborrecí la congregación de los malignos, y con los impíos nunca me senté.
6
Lavaré en inocencia mis manos, y andaré alrededor de tu altar, oh SEÑOR:
7
Para exclamar con voz de acción de gracias, y para contar todas tus maravillas.
8
SEÑOR, la habitación de tu Casa he amado, y el lugar del tabernáculo de tu gloria.
9
No juntes con los pecadores mi alma, ni con los varones de sangre mi vida,
10
en cuyas manos está el mal, y su diestra está llena de sobornos.
11
Mas yo ando en mi integridad;
rescáteme, y ten misericordia de mí.
12
He caminado en rectitud;
en las congregaciones bendeciré al SEÑOR.