De David.

1
El SEÑOR es mi luz y mi salvación, ¿de quién temeré? El SEÑOR es la fortaleza de mi vida, ¿de quién he de atemorizarme?
2
Cuando se allegaron contra mí los malignos, mis angustiadores y mis enemigos, para comer mis carnes, ellos tropezaron y cayeron.
3
Aunque se asiente campamento contra mí, no temerá mi corazón;
aunque contra mí se levante guerra, yo en esto confío.
4
Una cosa he demandado al SEÑOR, ésta buscaré;
que esté yo en la Casa del SEÑOR todos los días de mi vida, para contemplar la hermosura del SEÑOR, y para inquirir en su templo.
5
Porque él me esconderá en su tabernáculo en el día del mal;
me esconderá en el escondrijo de su tienda;
en roca me pondrá alto.
6
Y luego ensalzará mi cabeza sobre mis enemigos en derredor mío;
y yo sacrificaré en su tabernáculo sacrificios de júbilo;
cantaré y alabaré al SEÑOR.
7
¶ Oye, oh SEÑOR, mi voz con que a ti llamo;
ten misericordia de mí, y respóndeme.
8
Mi corazón me ha dicho de ti: Buscad mi rostro.
Tu rostro buscaré, oh SEÑOR.
9
No escondas tu rostro de mí, no apartes con ira a tu siervo;
mi ayuda has sido;
no me dejes y no me desampares, Dios de mi salud.
10
Porque mi padre y mi madre me dejaron, y el SEÑOR me recogió.
11
Enséñame, oh SEÑOR, tu camino, y guíame por senda de rectitud, a causa de mis enemigos.
12
No me entregues a la voluntad de mis enemigos;
porque se han levantado contratestigos falsos, y quien habla calumnia.
13
Hubiera yo desmayado, si no creyera que tengo de ver la bondad del SEÑOR en la tierra de los vivientes.
14
Aguarda al SEÑOR;
esfuérzate, y aliéntese tu corazón;
sí, espera al SEÑOR.