1
Júzgame, oh Dios, y pleitea mi pleito;
de gente no misericordiosa, de varón de engaño me libra.
2
Porqueeres el Dios de mi fortaleza, ¿por qué me has desechado? ¿Por qué andaré enlutado por la opresión del enemigo?
3
Envía tu luz y tu verdad;
éstas me guiarán;
me conducirán al monte de tu santidad, y a tus tabernáculos.
4
Y entraré al altar de Dios, al Dios de mi alegría de mi gozo;
y te alabaré con arpa, oh Dios, Dios mío.
5
¿Por qué te abates, oh alma mía, y por qué bramas contra mí? Espera a Dios;
porque aún tengo de alabar a quien es la salud de mi rostro, y el Dios mío.