AAl Vencedor: sobre Sosanim (lirios): Salmo de David.

1
Sálvame, oh Dios, porque las aguas han entrado hasta el alma.
2
Estoy hundido en cieno profundo, donde no hay pie;
soy venido en profundos de aguas, y la corriente me ha anegado.
3
He trabajado llamando, mi garganta se ha enronquecido;
han desfallecido mis ojos esperando a mi Dios.
4
Se han aumentado más que los cabellos de mi cabeza los que me aborrecen sin causa;
se han fortalecido mis enemigos, los que me destruyen sin por qué;
entonces devolví lo que no hurté.
5
Dios, tú sabes mi locura;
y mis delitos no te son ocultos.
6
No sean avergonzados por mi causa los que te esperan, oh Señor DIOS de los ejércitos;
no sean confusos por mí los que te buscan, oh Dios de Israel.
7
Porque por ti he sufrido afrenta;
confusión ha cubierto mi rostro.
8
He sido extrañado de mis hermanos, y extraño a los hijos de mi madre.
9
Porque me consumió el celo de tu Casa;
y los denuestos de los que te vituperaban, cayeron sobre mí.
10
Y lloré con ayuno de mi alma;
y me has sido por afrenta.
11
Puse además cilicio por mi vestido;
y vine a serles por proverbio.
12
Hablaban contra mí los que se sentaban a la puerta, y me zaherían en las canciones de los bebedores de sidra.
13
Pero yo enderezaba mi oración a ti, oh SEÑOR, al tiempo de la buena voluntad.
Oh Dios, por la multitud de tu misericordia, por la verdad de tu salud, óyeme.
14
Sácame del lodo, y no sea yo anegado;
sea yo libertado de los que me aborrecen, y de lo profundo de las aguas.
15
No me anegue el ímpetu de las aguas, ni me trague la hondura, ni el pozo cierre sobre mí su boca.
16
Oyeme, SEÑOR, porque apacible es tu misericordia;
mírame conforme a la multitud de tus miseraciones.
17
Y no escondas tu rostro de tu siervo;
porque estoy angustiado;
apresúrate, óyeme.
18
Acércate a mi alma, redímela;
líbrame a causa de mis enemigos.
19
sabes mi afrenta, y mi confusión, y mi oprobio;
delante de ti están todos mis enemigos.
20
La afrenta ha quebrantado mi corazón, y estoy acongojado;
y esperé quién se compadeciera de mí, y no lo hubo;
y consoladores, y ninguno hallé.
21
Me pusieron además hiel por comida, y en mi sed me dieron a beber vinagre.
22
¶ Sea su mesa delante de ellos por lazo, y lo que es para prosperidad les sea por tropiezo.
23
Sean oscurecidos sus ojos para ver, y haz siempre titubear sus lomos.
24
Derrama sobre ellos tu ira, y el furor de tu enojo los alcance.
25
Sea su palacio asolado;
en sus tiendas no haya morador.
26
Porque persiguieron al que tú heriste;
y se jactan que les matas sus enemigos.
27
Pon iniquidad sobre su iniquidad, y no entren en tu justicia.
28
Sean raídos del libro de los vivientes, y no sean escritos con los justos.
29
Y yo pobre y dolorido, tu salud, oh Dios, me defenderá.
30
Yo alabaré el Nombre de Dios con canción;
lo ensalzaré con alabanza.
31
Y agradará al SEÑOR más que sacrificio de buey, o becerro que echa cuernos y pezuñas.
32
Lo verán los humildes, y se gozarán;
buscad a Dios, y vivirá vuestro corazón.
33
Porque el SEÑOR oye a los menesterosos, y no menosprecia a sus prisioneros.
34
Alábenlo los cielos y la tierra, los mares, y todo lo que se mueve en ellos.
35
Porque Dios guardará a Sion, y reedificará las ciudades de Judá;
y habitarán allí, y la heredarán.
36
Y la simiente de sus siervos la heredará, y los que aman su Nombre habitarán en ella.