Sigaión de David, que cantó al SEÑOR sobre las palabras de Cus, hijo de Benjamín.

1
SEÑOR Dios mío, en ti he confiado;
sálvame de todos los que me persiguen, y líbrame;
2
no sea que arrebaten mi alma, como león que despedaza, sin que haya quien libre.
3
SEÑOR Dios mío, si yo he hecho esto, si hay en mis manos iniquidad;
4
si di mal pago al pacífico conmigo, que escape mi perseguidor sin pago.
5
Persiga el enemigo mi alma, y alcáncela;
y pise en tierra mi vida, y mi honra ponga en el polvo.
(Selah.)
6
Levántate, oh SEÑOR, con tu furor;
álzate a causa de las iras de mis angustiadores, y despierta en favor mío el juicio que mandaste.
7
Y te rodeará ayuntamiento de pueblos;
por causa pues de él vuélvete en alto.
8
El SEÑOR juzgará los pueblos;
júzgame, oh SEÑOR, conforme a mi justicia y conforme a mi integridad.
9
Consuma ahora mal a los malos, y establece al justo;
pues el Dios justo es el que prueba los corazones y los riñones.
10
¶ Mi escudo es en Dios, el que salva a los rectos de corazón.
11
Dios es el que juzga al justo;
y Dios está airado contra los impíos todos los días.
12
Si no se volviere, él afilará su espada;
armado tiene ya su arco, y lo ha preparado.
13
Asimismo ha aparejado para él armas de muerte;
ha labrado sus saetas para los que persiguen.
14
He aquí ha tenido parto de iniquidad;
concibió de su propio trabajo, y dio a luz mentira.
15
Pozo ha cavado, y lo ha ahondado;
y en la fosa que hizo caerá.
16
Su trabajo se tornará sobre su cabeza, y su agravio descenderá sobre su mollera.
17
Alabaré yo al SEÑOR conforme a su justicia, y cantaré al nombre del SEÑOR el Altísimo.