Salmo de Asaf.

1
Oh Dios, vinieron los gentiles a tu heredad;
contaminaron el templo de tu santidad;
pusieron a Jerusalén en montones.
2
Dieron los cuerpos de tus siervos por comida a las aves de los cielos;
la carne de los tuyos a las bestias de la tierra.
3
Derramaron su sangre como agua en los alrededores de Jerusalén;
y no hubo quién los enterrara.
4
Somos afrentados de nuestros vecinos, escarnecidos y burlados de los que están en nuestros alrededores.
5
¿Hasta cuándo, oh SEÑOR? ¿Has de estar airado para siempre? ¿Arderá como fuego tu celo?
6
Derrama tu ira sobre los gentiles que no te conocen, y sobre los reinos que no invocan tu Nombre.
7
Porque han consumido a Jacob, y su morada han asolado.
8
No recuerdes contra nosotros las iniquidades antiguas;
anticípanos pronto tus misericordias, porque estamos muy pobres.
9
Ayúdanos, oh Dios, salud nuestra, por la honra de tu Nombre;
y líbranos, y purga nuestros pecados por causa de tu Nombre.
10
Porque dirán los gentiles: ¿Dónde está su Dios? Sea notorio en los gentiles, delante de nuestros ojos, la venganza de la sangre de tus siervos, que se ha derramado.
11
Entre delante de ti el gemido de los presos;
conforme a la grandeza de tu brazo preserva a los sentenciados a muerte.
12
Y devuelve a nuestros vecinos en su seno siete tantos de su deshonra, con que te han deshonrado, oh SEÑOR.
13
Y nosotros, pueblo tuyo, y ovejas de tu prado, te alabaremos para siempre;
por generación y generación cantaremos tus alabanzas.