1
El SEÑOR reina, se vistió de magnificencia, se vistió el SEÑOR de fortaleza, se ciñó;
afirmó también el mundo, que no se moverá.
2
Firme es tu trono desde entonces;
eres eternalmente.
3
Alzaron los ríos, oh SEÑOR, alzaron los ríos su sonido;
alzaron los ríos sus ondas.
4
Más que sonidos de muchas aguas, más que las fuertes ondas del mar, fuerte es el SEÑOR en lo alto.
5
Tus testimonios son muy firmes;
tu Casa, oh SEÑOR, tiene hermosa santidad para largos días.