1
¶ El SEÑOR reina;
regocíjese la tierra, alégrense las muchas islas.
2
Nube y oscuridad alrededor de él;
justicia y juicio son el asiento de su trono.
3
Fuego irá delante de él, y abrasará en derredor sus enemigos.
4
Sus relámpagos alumbraron el mundo;
la tierra vio, y se angustió.
5
Los montes se derritieron como cera delante del SEÑOR, delante del Señor de toda la tierra.
6
Los cielos denunciaron su justicia, y todos los pueblos vieron su gloria.
7
Avergüéncense todos los que sirven a la escultura, los que se alaban de los ídolos;
adórenlo todos los dioses.
8
Oyó Sion, y se alegró;
y las hijas de Judá se gozaron por tus juicios, oh SEÑOR.
9
Porque tú, SEÑOR, eres alto sobre toda la tierra;
eres muy ensalzado sobre todos los dioses.
10
Los que amáis al SEÑOR, aborreced el mal;
él guarda las almas de sus misericordiosos;
de mano de los impíos los libra.
11
Luz está sembrada para el justo, y alegría para los rectos de corazón.
12
Alegraos, justos, en el SEÑOR;
y alabad la memoria de su santidad.