1
¶ Y yo me paré sobre la arena del mar, y vi una bestia subir del mar, que tenía siete cabezas y diez cuernos;
y sobre sus cuernos diez diademas;
y sobre las cabezas de ella nombre de blasfemia.
2
Y la bestia que vi, era semejante a un leopardo, y sus pies como pies de oso, y su boca como boca de león.
Y el dragón le dio su poder, y su trono, y gran potestad.
3
Y vi una de sus cabezas como herida de muerte, y la llaga de su muerte fue curada;
y toda la tierra maravillada, siguió a la bestia.
4
Y adoraron al dragón que había dado la potestad a la bestia, y adoraron a la bestia, diciendo: ¿Quién es semejante a la bestia, y quién podrá lidiar con él?
5
Y le fue dada boca que hablaba grandes cosas y blasfemias;
y le fue dada potencia de obrar cuarenta y dos meses.
6
Y abrió su boca en blasfemias contra Dios, para blasfemar su Nombre, y su Tabernáculo, y los que moran en el cielo.
7
Y le fue dado hacer guerra contra los santos, y vencerlos.
También le fue dada potencia sobre toda tribu y pueblo y lengua y gente.
8
Y todos los que moran en la tierra le adoraron, cuyos nombres no están escritos en el libro de la vida del Cordero, el cual fue muerto desde el principio del mundo.
9
Si alguno tiene oído, oiga.
10
El que lleva en cautividad, va en cautividad;
el que a espada matare, es necesario que a espada sea muerto.
Aquí está la paciencia y la fe de los santos.
11
Después vi otra bestia que subía de la tierra;
y tenía dos cuernos semejantes a los del Cordero, mas hablaba como el dragón.
12
Y ejerce todo el poder de la primera bestia en presencia de él;
y hace a la tierra y a los moradores de ella adorar la primera bestia, cuya llaga de muerte fue curada.
13
Y hace grandes señales, de tal manera que aun hace descender fuego del cielo a la tierra delante de los hombres.
14
Y engaña a los moradores de la tierra por las señales que le ha sido dado hacer en presencia de la bestia, mandando a los moradores de la tierra que hagan una imagen de la bestia que tiene la herida de espada, y vivió.
15
Y le fue dado que diera espíritu a la imagen de la bestia, para que la imagen de la bestia hable;
y hará que los que no adoren la imagen de la bestia sean muertos.
16
Y hacía a todos, a los pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y siervos, tomar la marca en su mano derecha, o en sus frentes;
17
y que ninguno pueda comprar o vender, sino el que tiene la marca, o el nombre de la bestia, o el número de su nombre.
18
Aquí hay sabiduría.
El que tiene entendimiento, cuente el número de la bestia;
porque el número es de hombre, y el número de él es seiscientos sesenta y seis.