1
¶ Y oí una gran voz del templo, que decía a los siete ángeles: Id, derramad las copas de la ira de Dios sobre la tierra.
2
Y el primero fue, y derramó su copa en la tierra;
y fue hecha una plaga mala y dañosa sobre los hombres que tenían la marca de la bestia, y sobre los que adoraban su imagen.
3
Y el segundo ángel derramó su copa en el mar, y fue vuelto en sangre, como de un muerto;
y toda alma viviente fue muerta en el mar.
4
Y el tercer ángel derramó su copa en los ríos, y en las fuentes de las aguas, y fueron vueltas en sangre.
5
Y oí al ángel de las aguas, que decía: Señor, tú eres justo, que eres y que eras el Santo, porque has juzgado estas cosas;
6
porque ellos derramaron la sangre de los santos y de los profetas, tú les has dado también a beber sangre, pues lo merecen.
7
Y oí a otro del altar, que decía: Ciertamente, Señor Dios Todopoderoso, tus juicios son verdaderos y justos.
8
¶ Y el cuarto ángel derramó su copa contra el sol, y le fue dado que afligiera a los hombres con calor por fuego.
9
Y los hombres se inflamaron con el gran calor, y blasfemaron el nombre de Dios, que tiene potestad sobre estas plagas, y no se enmendaron para darle gloria.
10
Y el quinto ángel derramó su copa sobre el trono de la bestia;
y su reino fue hecho tenebroso, y se mordían sus lenguas de dolor;
11
y blasfemaron del Dios del cielo por sus dolores, y por sus plagas, y no se enmendaron de sus obras.
12
¶ Y el sexto ángel derramó su copa en el gran río Eufrates;
y el agua de él se secó, para que fuera preparado el camino a los reyes del amanecer del sol.
13
Y vi salir de la boca del dragón, y de la boca de la bestia, y de la boca del falso profeta, tres espíritus inmundos a manera de ranas.
14
Porque son espíritus de demonios, que hacen milagros, para ir a los reyes de la tierra y de todo el mundo, para congregarlos para la batalla de aquel gran día del Dios Todopoderoso.
15
He aquí, yo vengo como ladrón: Bienaventurado el que vela, y guarda sus vestiduras, para que no ande desnudo, y vean su fealdad.
16
Y los congregó en el lugar que en hebreo se llama Armagedón.
17
¶ Y el séptimo ángel derramó su copa por el aire;
y salió una gran voz del templo del cielo desde el trono, diciendo: Hecho es.
18
Entonces fueron hechos relámpagos y voces y truenos;
y hubo un gran temblor de tierra, un terremoto tan grande, cual no fue jamás desde que los hombres han estado sobre la tierra.
19
Y la gran ciudad fue partida en tres partes, y las ciudades de los gentiles se cayeron;
y Babilonia la grande vino en memoria delante de Dios, para darle el cáliz del vino de la indignación de su ira.
20
Y toda isla huyó, y los montes no fueron hallados.
21
Y descendió del cielo sobre los hombres un gran granizo cada piedra como del peso de un talento;
y los hombres blasfemaron de Dios por la plaga del granizo, porque su plaga fue hecha muy grande.