1
¶ Y vino uno de los siete ángeles que tenían las siete copas, y habló conmigo, diciéndome: Ven, y te mostraré la condenación de la gran ramera, la cual está sentada sobre muchas aguas;
2
con la cual han fornicado los reyes de la tierra, y los que moran en la tierra se han embriagado con el vino de su fornicación.
3
Y me llevó en el espíritu al desierto;
y vi una mujer sentada sobre una bestia de color de grana, que estaba llena de nombres de blasfemia y que tenía siete cabezas y diez cuernos.
4
Y la mujer estaba vestida de púrpura y de grana, y dorada con oro, y adornada de piedras preciosas y de perlas, teniendo un cáliz de oro en su mano lleno de abominaciones y de la suciedad de su fornicación;
5
y en su frente un nombre escrito: MISTERIO, BABILONIA LA GRANDE, MADRE DE LAS RAMERAS Y DE LAS ABOMINACIONES DE LA TIERRA.
6
Y vi la mujer embriagada de la sangre de los santos, y de la sangre de los mártires de Jesús;
y cuando la vi, quedé maravillado de gran asombro.
7
¶ Y el ángel me dijo: ¿Por qué te maravillas? Yo te diré el misterio de la mujer, y de la bestia que la trae, la cual tiene siete cabezas y diez cuernos.
8
La bestia que has visto, fue, y ya no es;
y ha de subir del abismo, y ha de ir a perdición;
y los moradores de la tierra, (cuyos nombres no están escritos en el libro de la vida desde la fundación del mundo,) se maravillarán viendo la bestia que era, y no es, aunque es.
9
Y aquí hay sentido que tiene sabiduría.
Las siete cabezas son siete montes, sobre los cuales se asienta la mujer.
10
Y son siete reyes.
Los cinco son caídos;
el uno es;
el otro aun no es venido;
y cuando fuere venido, es necesario que dure breve tiempo.
11
Y la bestia que era, y no es, es también el octavo rey, y es de los siete, y va a perdición.
12
Y los diez cuernos que has visto, son diez reyes, que aun no han tomado reino;
mas tomarán potencia por una hora como reyes con la bestia.
13
Estos tienen un consejo, y darán su potencia y autoridad a la bestia.
14
Ellos pelearán contra el Cordero, y el Cordero los vencerá, porque es el Señor de señores, y el Rey de reyes;
y los que están con él son llamados, y elegidos, y fieles.
15
Y él me dice: Las aguas que has visto donde la ramera se sienta, son pueblos y muchedumbres y naciones y lenguas.
16
Y los diez cuernos que viste en la bestia, éstos aborrecerán a la ramera, y la harán desolada y desnuda;
y comerán sus carnes, y la quemarán con fuego,
17
porque Dios ha puesto en sus corazones ejecutar lo que a él place, que hagan una voluntad y que den su reino a la bestia, hasta que sean cumplidas las palabras de Dios.
18
Y la mujer que has visto, es la gran ciudad que tiene reino sobre los reyes de la tierra.