1
¶ Y miré cuando el Cordero hubo abierto el primer sello, y oí al primero de los cuatro animales diciendo como con una voz de trueno: Ven y ve.
2
Y miré, y he aquí un caballo blanco;
y el que estaba sentado encima de él, tenía un arco;
y le fue dada una corona, y salió victorioso, para que también venciera.
3
¶ Y cuando él hubo abierto el segundo sello, oí al segundo animal, que decía: Ven y ve.
4
Y salió otro caballo bermejo, y al que estaba sentado sobre él, le fue dado poder de quitar la paz de la tierra;
y que se maten unos a otros;
y le fue dada una gran espada.
5
Y cuando él hubo abierto el tercer sello, oí al tercer animal, que decía: Ven y ve.
Y miré, y he aquí un caballo negro;
y el que estaba sentado encima de él, tenía un yugo en su mano.
6
Y oí una voz en medio de los cuatro animales, que decía: Un cheniz de trigo por un denario, y tres chenizes de cebada por un denario;
y no hagas daño al vino, ni al aceite.
7
Y cuando él hubo abierto el cuarto sello, oí la voz del cuarto animal, que decía: Ven y ve.
8
Y miré, y he aquí un caballo verde;
y el que estaba sentado sobre él tenía por nombre Muerte;
y el Hades le seguía;
y le fue dada potestad sobre la cuarta parte de la tierra, para matar con espada, con hambre, con mortandad, y con las bestias de la tierra.
9
¶ Y cuando él hubo abierto el quinto sello, vi debajo del altar las almas de los que habían sido muertos por causa de la palabra de Dios y por el testimonio que ellos tenían.
10
Y clamaban a alta voz diciendo: ¿Hasta cuándo, Señor, Santo y Verdadero, no juzgas y vengas nuestra sangre de los que moran en la tierra?
11
Y les fueron dadas sendas ropas blancas, y les fue dicho que aun reposaran todavía un poco de tiempo, hasta que sus compañeros consiervos, sus hermanos, que también habían de ser muertos como ellos fueran cumplidos.
12
Y miré cuando él hubo abierto el sexto sello, y he aquí fue hecho un gran terremoto;
y el sol se puso negro como un saco de cilicio, y la luna fue hecha toda como sangre.
13
Y las estrellas del cielo cayeron sobre la tierra;
como la higuera echa sus higos cuando es movida de gran viento.
14
Y el cielo se apartó como un libro que es envuelto;
y todo monte e islas fueron movidas de sus lugares.
15
Y los reyes de la tierra, y los príncipes, y los ricos, y los capitanes, y los fuertes, y todo siervo y todo libre, se escondieron en las cuevas y entre las piedras de los montes;
16
y decían a los montes y a las piedras: Caed sobre nosotros, y escondednos de la cara de aquel que está sentado sobre el trono, y de la ira del Cordero;
17
porque el gran día de su ira es venido, ¿y quién podrá estar delante de él?