1
¶ Y el quinto ángel tocó la trompeta;
y vi una estrella que cayó del cielo en la tierra;
y le fue dada la llave del pozo sin fondo del abismo.
2
Y abrió el pozo del abismo, y subió humo del pozo como el humo de un gran horno;
y se oscureció el sol y el aire por el humo del pozo.
3
Y del humo del pozo salieron langostas en la tierra;
y les fue dada potestad, como tienen potestad los escorpiones de la tierra.
4
Y les fue mandado que no hicieran daño a la hierba de la tierra, ni a ninguna cosa verde, ni a ningún árbol, sino solamente a los hombres que no tienen la señal de Dios en sus frentes.
5
Y les fue dado que no los mataran, sino que los atormentaran cinco meses.
Y su tormento era como tormento de escorpión, cuando hiere al hombre.
6
Y en aquellos días buscarán los hombres la muerte, y no la hallarán;
y desearán morir, y la muerte huirá de ellos.
7
Y el parecer de las langostas era semejante a caballos aparejados para la guerra;
y sobre sus cabezas tenían como coronas semejantes al oro;
y sus caras eran como caras de hombres.
8
Y tenían cabellos como cabellos de mujeres;
y sus dientes eran como dientes de leones.
9
Y tenían corazas como corazas de hierro;
y el estruendo de sus alas, como el ruido de carros, que con muchos caballos corren a la batalla.
10
Y tenían colas semejantes a las de los escorpiones, y tenían en sus colas aguijones, y su potestad era de hacer daño a los hombres cinco meses.
11
Y tienen sobre sí un rey, que es el ángel del abismo, el cual tenía por nombre en hebraico, Abadón, y en griego, Apolión que quiere decir destructor.
12
El primer ¡Ay! es pasado;
he aquí, vienen aún dos ayes después de estas cosas.
13
¶ Y el sexto ángel tocó la trompeta;
y oí una voz de los cuatro cuernos del altar de oro, el cual está delante de los ojos de Dios;
14
diciendo al sexto ángel que tenía la trompeta: Desata los cuatro ángeles que están atados en el gran río Eufrates.
15
Y fueron desatados los cuatro ángeles que estaban aparejados para la hora y el día y el mes y el año, para matar la tercera parte de los hombres.
16
Y el número del ejército de los de a caballo era doscientos millones.
Y oí el número de ellos.
17
Y así vi los caballos en la visión;
y los que estaban sentados sobre ellos tenían corazas de fuego, de jacinto, y de azufre.
Y las cabezas de los caballos eran como cabezas de leones, y de la boca de ellos salía fuego, humo y azufre.
18
De estas tres plagas fue muerta la tercera parte de los hombres: del fuego, y del humo, y del azufre que salían de la boca de ellos.
19
Porque su potencia está en su boca y en sus colas.
Porque sus colas eran semejantes a serpientes que tienen cabezas, y por ellas dañan.
20
Y los otros hombres que no fueron muertos con estas plagas, no se enmendaron de las obras de sus manos, para que no adoraran a los demonios, y a las imágenes de oro, y de plata, y de metal, y de piedra, y de madera;
las cuales no pueden ver, ni oír, ni andar.
21
Y no se arrepintieron de sus homicidios, ni de sus hechicerías, ni de su fornicación, ni de sus hurtos.