1
Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro racional culto.
2
Y no os conforméis a este siglo;
mas transformaos por la renovación de vuestra alma, para que experimentéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.
3
Digo pues por la gracia que me es dada, a todos los que están entre vosotros, que no sepan más de lo que conviene saber;
mas que sepan con templanza, cada uno conforme a la medida de fe que Dios repartió.
4
Porque de la manera que en un cuerpo tenemos muchos miembros, sin embargo todos los miembros no tienen la misma operación;
5
así muchos somos un cuerpo en el Cristo, mas todos miembros los unos de los otros.
6
De manera que, teniendo diferentes dones según la gracia que nos es dada;
si es profecía, conforme a la medida de la fe;
7
o ministerio, en servir;
o el que enseña, en doctrina;
8
el que exhorta, en exhortar;
el que reparte, hágalo en simplicidad;
el que preside, en solicitud;
el que hace misericordia, en alegría.
9
El amor sea sin fingimiento, aborreciendo lo malo, llegándoos a lo bueno;
10
amando el amor de la hermandad los unos con los otros;
previniéndoos con honra los unos a los otros;
11
en el cuidado no perezosos;
ardientes en el Espíritu;
sirviendo al Señor;
12
gozosos en la esperanza;
sufridos en la tribulación;
constantes en la oración;
13
compartiendo para las necesidades de los santos;
siguiendo la hospitalidad.
14
Bendecid a los que os persiguen;
bendecid y no maldigáis.
15
Gozaos con los que gozan;
llorad con los que lloran.
16
Unánimes entre vosotros;
no altivos, mas acomodándoos a los humildes.
No seáis sabios en vuestra propia opinión.
17
No pagando a nadie mal por mal;
procurando lo bueno no sólo delante de Dios, mas aun delante de todos los hombres.
18
Si se puede hacer, en cuanto sea posible en vosotros, tened paz con todos los hombres.
19
No defendiéndoos a vosotros mismos, amados;
antes dad lugar a la ira de Dios, porque escrito está: Mía es la venganza;
yo pagaré, dice el Señor.
20
Así que, si tu enemigo tuviere hambre, dale de comer;
si tuviere sed, dale de beber: que haciendo esto, ascuas de fuego amontonas sobre su cabeza.
21
No seas vencido de lo malo;
mas vence con el bien el mal.