1
¶ Al enfermo en la fe sobrellevad, pero no hasta discernimientos dudosos.
2
Porque alguno cree que se ha de comer de todas las cosas;
otro enfermo, come legumbres.
3
El que come, no menosprecie al que no come;
y el que no come, no juzgue al que come;
porque Dios le ha levantado.
4
¿Tú quién eres que juzgas al siervo ajeno? Por su señor está en pie, o cae;
y si cae se afirmará;
que poderoso es el Señor para afirmarle.
5
También alguno hace diferencia entre día y día;
otro juzga iguales todos los días.
Cada uno esté asegurado en su alma.
6
El que hace caso del día, hágalo para el Señor;
y el que no hace caso del día, para el Señor no lo hace.
El que come, come para el Señor, porque da gracias a Dios;
y el que no come, para el Señor no come, y da gracias a Dios.
7
Porque ninguno de nosotros vive para sí, y ninguno muere para sí.
8
Que si vivimos, para el Señor vivimos;
y si morimos, para el Señor morimos.
Así que, o que vivamos, o que muramos, del Señor somos.
9
Porque Cristo para esto murió, y resucitó, (y volvió a vivir,) para enseñorearse así de los muertos como de los que viven.
10
Mas tú ¿por qué juzgas a tu hermano? O tú también, ¿por qué menosprecias a tu hermano? Porque todos estaremos delante del tribunal del Cristo.
11
Porque escrito está: Vivo yo, dice el Señor, que ante mí se doblará toda rodilla, y toda lengua confesará a Dios.
12
De manera que, cada uno de nosotros dará a Dios razón de sí.
13
Así que, no juzguemos más los unos a los otros;
antes bien juzgad de que no pongáis tropiezo o escándalo al hermano.
14
Yo sé, y confío en el Señor Jesús, que por amor a él nada hay inmundo;
mas a aquel que piensa de alguna cosa ser inmunda, para él es inmunda.
15
Pero si por causa de la comida tu hermano es contristado, ya no andas conforme a la caridad.
No eches a perder con tu comida a aquel por el cual Cristo murió.
16
Así que no sea blasfemado vuestro bien;
17
que el Reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia y paz y gozo por el Espíritu Santo.
18
Porque el que en esto sirve al Cristo, agrada a Dios, y es acepto a los hombres.
19
Así que, sigamos lo que hace a la paz, y a la edificación de los unos a los otros.
20
No destruyas la obra de Dios por causa de la comida.
Todas las cosas a la verdad son limpias;
mas malo es al hombre que come con escándalo.
21
Bueno es no comer carne, ni beber vino, ni nada en que tu hermano tropiece, o se ofenda o sea enfermo.
22
tienes fe;
tenla contigo delante de Dios.
Bienaventurado el que no se condena a sí mismo con lo que aprueba.
23
Mas el que hace diferencia, si comiere, es condenado;
porque no comió por fe;
y todo lo que no sale de fe, es pecado.