1
¶ ¿Pues qué diremos? ¿Perseveraremos en el pecado para que la gracia crezca?
2
En ninguna manera.
Porque los que somos muertos al pecado, ¿cómo viviremos aún en él?
3
¿O no sabéis que todos los que somos bautizados en el Cristo Jesús, somos bautizados en su muerte?
4
Porque somos sepultados juntamente con él a muerte por el bautismo;
para que como el Cristo resucitó de los muertos a gloria del Padre, así también nosotros andemos en novedad de vida.
5
Porque si fuimos plantados juntamente en él a la semejanza de su muerte, también lo seremos a la de su resurrección;
6
convencidos que nuestro viejo hombre juntamente fue colgado en el madero con él, para que el cuerpo del pecado sea deshecho, a fin de que no sirvamos más al pecado.
7
Porque el que es muerto, justificado es del pecado.
8
Y si morimos con el Cristo, creemos que también viviremos con él;
9
seguros de que el Cristo, habiendo resucitado de los muertos, ya no muere;
la muerte no se enseñoreará más de él.
10
Porque el que es muerto, al pecado murió una vez;
y el que vive, a Dios vive.
11
Así también vosotros, pensad que vosotros de cierto sois muertos al pecado;
mas que vivís a Dios en Cristo Jesús, Señor nuestro.
12
No reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal, para que lo obedezcáis en sus concupiscencias;
13
ni tampoco presentéis vuestros miembros al pecado por instrumentos de iniquidad;
antes presentaos a Dios como resucitados de los muertos, y vuestros miembros a Dios, por instrumentos de justicia.
14
Para que el pecado no se enseñoree de vosotros;
porque no estáis bajo la ley, sino bajo la gracia.
15
¿Pues qué? ¿Pecaremos, porque no estamos bajo la ley, sino bajo la gracia? En ninguna manera.
16
¿O no sabéis que a quien os presentáis a vosotros mismos como siervos para obedecerle, sois siervos de aquel a quien obedecéis, sea del pecado para muerte, o sea de la obediencia para justicia?
17
Gracias a Dios, que aunque fuisteis siervos del pecado, habéis obedecido de corazón a la forma de doctrina a la cual sois entregados;
18
y libertados del pecado, sois hechos siervos de la justicia.
19
Humana cosa digo, por la flaqueza de vuestra carne;
que como para iniquidad presentasteis vuestros miembros para servir a la inmundicia y a la iniquidad, así ahora para santidad, presentéis vuestros miembros para servir a la justicia.
20
Porque siendo antes siervos del pecado, ahora habéis sido hechos siervos de la justicia.
21
¿Qué fruto, pues, teníais de aquellas cosas de las cuales ahora os avergonzáis? Porque el fin de ellas es muerte.
22
Mas ahora, librados del pecado, y hechos siervos a Dios, tenéis por vuestro fruto la santificación, y como fin la vida eterna.
23
Porque la paga del pecado es muerte;
mas la gracia de Dios es vida eterna en Cristo Jesús, Señor nuestro.