1
Oh Líbano, abre tus puertas, y queme fuego tus cedros.
2
Aúlla, oh haya, porque el cedro cayó, porque los magníficos son talados.
Aullad, alcornoques de Basán, porque el fuerte monte es derribado.
3
Voz de aullido de pastores se oyó, porque su magnificencia es asolada;
estruendo de bramidos de cachorros de leones, porque la soberbia del Jordán es destruida.
4
Así dijo el SEÑOR mi Dios: Apacienta las ovejas de la matanza;
5
a las cuales mataban sus compradores, y no se tenían por culpables;
y el que las vendía, decía: Bendito sea el SEÑOR, porque he enriquecido;
ni sus pastores tenían piedad de ellas.
6
Por tanto, no tendré piedad más de los moradores de la tierra, dice el SEÑOR;
porque he aquí, yo entregaré los hombres, cada cual en mano de su compañero, y en mano de su rey;
y quebrantarán la tierra, y yo no los libraré de sus manos.
7
Y apacentaré, pues, las ovejas de la matanza, es a saber, a los pobres del rebaño.
Porque yo me tomé dos cayados;
al uno puse por nombre Suavidad, y al otro Ligaduras;
y apacenté las ovejas.
8
E hice matar tres pastores en un mes, y mi alma se angustió por ellos, y también el alma de ellos me aborreció a mí.
9
Y dije: No os apacentaré más;
la que muriere, muera;
y la que se perdiere, se pierda;
y las que quedaren, que cada una coma la carne de su compañera.
10
Y tomé mi cayado Suavidad, y lo quebré, para deshacer mi pacto que concerté con todos los pueblos.
11
Y fue deshecho en ese día, y así conocieron los pobres del rebaño que miran a mí, que era palabra del SEÑOR.
12
Y les dije: Si os parece bien, dadme mi salario;
y si no, dejadlo.
Y apreciaron mi salario en treinta piezas de plata.
13
Y me dijo el SEÑOR: Echalo al tesorero, hermoso precio con que me han apreciado.
Y tomé las treinta piezas de plata, y las eché en la Casa del SEÑOR al tesorero.
14
Y quebré el otro mi cayado, Ligaduras, para romper la hermandad entre Judá e Israel.
15
Y me dijo el SEÑOR: Toma aún los aperos de un pastor loco;
16
porque he aquí, que yo levanto pastor en la tierra, que no visitará las perdidas, no buscará la pequeña, no curará la perniquebrada, ni llevará la cansada a cuestas;
sino que se comerá la carne de la gruesa, y romperá sus uñas.
17
¡Ay del pastor inútil, que abandona el ganado! Espada sobre su brazo, y sobre su ojo derecho;
del todo se secará su brazo, y enteramente será su ojo derecho oscurecido.