1
Y me torné, y alcé mis ojos, y miré, y he aquí un rollo que volaba.
2
Y me dijo: ¿Qué ves? Y respondí: Veo un rollo que vuela, de veinte codos de largo, y diez codos de ancho.
3
Me dijo entonces: Esta es la maldición que sale sobre la faz de toda la tierra;
porque todo aquel que hurta, (como está de un lado del rollo) será destruido;
y todo aquel que jura, (como está del otro lado del rollo) será destruido.
4
Yo la saqué, dijo el SEÑOR de los ejércitos, y vendrá a la casa del ladrón, y a la casa del que jura falsamente en mi nombre;
y permanecerá en medio de su casa, y la consumirá, con sus enmaderamientos y sus piedras.
5
Y salió aquel ángel que hablaba conmigo, y me dijo: Alza ahora tus ojos, y mira qué es esto que sale.
6
Y dije: ¿Qué es? Y él dijo: Esto es un efa de medir trigo que sale.
Además dijo: Esta es la apariencia de ellos en toda la tierra.
7
Y he aquí, levantaron un talento de plomo, y una mujer estaba sentada en medio de aquel efa.
8
Y él dijo: Esta es la maldad;
y la echó dentro del efa, y echó la masa de plomo en su boca.
9
Alcé luego mis ojos, y miré, y he aquí dos mujeres que salían, y traían viento en sus alas, y tenían alas como de cigüeña, y alzaron el efa entre la tierra y los cielos.
10
Y dije a aquel ángel que hablaba conmigo: ¿A dónde llevan éstas el efa?
11
Y él me respondió: Para que le sea edificada casa en tierra de Sinar;
y será asentado y puesto allá sobre su asiento.