1
¡Ay de la ciudad ensuciada y contaminada y opresora!
2
No escuchó la voz, ni recibió la disciplina;
no se confió en el SEÑOR, no se acercó a su Dios.
3
Sus príncipes en medio de ella son leones bramadores;
sus jueces, lobos de tarde que no dejan hueso para la mañana;
4
sus profetas, son livianos, varones prevaricadores;
sus sacerdotes contaminaron el santuario, falsearon la ley.
5
El SEÑOR justo en medio de ella, no hará iniquidad;
cada mañana sacará a luz su juicio, nunca falta;
mas el perverso no tiene vergüenza.
6
Hice talar los gentiles;
sus castillos están asolados;
hice desiertas sus calles, hasta no quedar quien pase;
sus ciudades están asoladas hasta no quedar hombre, hasta no quedar morador.
7
Diciendo: Ciertamente ahora me temerás;
recibirás castigo, y no será derribada su habitación, todo lo cual yo visité sobre ella;
mas ellos se levantaron de mañana y corrompieron todas sus obras.
8
Por tanto, esperadme, dijo el SEÑOR, el día que me levantaré al despojo;
porque mi juicio es de coger los gentiles, juntar los reinos, para derramar sobre ellos mi enojo, toda la ira de mi furor;
porque del fuego de mi celo será consumida toda la tierra.
9
Porque entonces volveré yo a los pueblos el lenguaje puro, para que todos invoquen el nombre del SEÑOR, para que de un solo consentimiento le sirvan.
10
De esa parte de los ríos de Etiopía, suplicarán a mí, la hija de mis esparcidos, me traerá presente.
11
En aquel día no te avergonzarás de ninguna de tus obras con las cuales te rebelaste contra mí;
porque entonces quitaré de en medio de ti los que se alegran en tu soberbia, y nunca más te ensoberbecerás del monte de mi santidad.
12
Y dejaré en medio de ti un pueblo humilde y pobre, los cuales esperarán en el nombre del SEÑOR.
13
El remanente de Israel no hará iniquidad, ni dirá mentira, ni en boca de ellos se hallará lengua engañosa;
porque ellos serán apacentados y dormirán, y no habrá quien los espante.
14
Canta, oh hija de Sion;
da voces de júbilo, oh Israel;
gózate y regocíjate de todo corazón, oh hija de Jerusalén.
15
El SEÑOR alejó tus juicios, echó fuera tu enemigo;
El SEÑOR es Rey de Israel en medio de ti;
nunca más verás el mal.
16
En aquel tiempo se dirá a Jerusalén: No temas;
Sion, no se debiliten tus manos.
17
El SEÑOR está en medio de ti, poderoso, él salvará;
se gozará sobre ti con alegría, callará de amor, se regocijará sobre ti con cantar.
18
Reuniré a los fastidiados por causa del largo tiempo;
tuyos son;
para quienes la confusión de ella era una carga.
19
He aquí, en aquel tiempo yo apremiaré a todos tus opresores;
y salvaré a la coja, y recogeré la descarriada;
y los pondré por alabanza y por renombre en toda la tierra de su confusión.
20
En aquel tiempo yo os traeré, en aquel tiempo yo os congregaré;
porque yo os daré por renombre y por alabanza entre todos los pueblos de la tierra, cuando tornaré vuestros cautivos delante de vuestros ojos, dice el SEÑOR.