Sólo Dios es juez

1
Que todo hombre nos considere de esta manera: como servidores de Cristo y administradores de los misterios de Dios.
2
Ahora bien, además se requiere de los administradores que cada uno sea hallado fiel.
3
En cuanto a mí, es de poca importancia que yo sea juzgado por vosotros, o por cualquier tribunal humano;
de hecho, ni aun yo me juzgo a mí mismo.
4
Porque no estoy consciente de nada en contra mía;
mas no por eso estoy sin culpa, pues el que me juzga es el Señor.
5
Por tanto, no juzguéis antes de tiempo, sino esperad hasta que el Señor venga, el cual sacará a la luz las cosas ocultas en las tinieblas y también pondrá de manifiesto los designios de los corazones;
y entonces cada uno recibirá su alabanza de parte de Dios.
6
Esto, hermanos, lo he aplicado en sentido figurado a mí mismo y a Apolos por amor a vosotros, para que en nosotros aprendáis a no sobrepasar lo que está escrito, para que ninguno de vosotros se vuelva arrogante a favor del uno contra el otro.
7
Porque ¿quién te distingue? ¿Qué tienes que no recibiste? Y si lo recibiste, ¿por qué te jactas como si no lo hubieras recibido?
8
Ya estáis saciados, ya os habéis hecho ricos, ya habéis llegado a reinar sin necesidad de nosotros;
y ojalá hubierais llegado a reinar, para que nosotros reinásemos también con vosotros.
9
Porque pienso que Dios nos ha exhibido a nosotros los apóstoles en último lugar, como a sentenciados a muerte;
porque hemos llegado a ser un espectáculo para el mundo, tanto para los ángeles como para los hombres.
10
Nosotros somos necios por amor de Cristo, mas vosotros, prudentes en Cristo;
nosotros somos débiles, mas vosotros, fuertes;
vosotros sois distinguidos, mas nosotros, sin honra.
11
Hasta el momento presente pasamos hambre y sed, andamos mal vestidos, somos maltratados y no tenemos dónde vivir;
12
nos agotamos trabajando con nuestras propias manos;
cuando nos ultrajan, bendecimos;
cuando somos perseguidos, lo soportamos;
13
cuando nos difaman, tratamos de reconciliar;
hemos llegado a ser, hasta ahora, la escoria del mundo, el desecho de todo.
14
No escribo esto para avergonzaros, sino para amonestaros como a hijos míos amados.
15
Porque aunque tengáis innumerables maestros en Cristo, sin embargo no tenéis muchos padres;
pues en Cristo Jesús yo os engendré por medio del evangelio.
16
Por tanto, os exhorto: sed imitadores míos.
17
Por esta razón os he enviado a Timoteo, que es mi hijo amado y fiel en el Señor, y él os recordará mis caminos, los caminos en Cristo, tal como enseño en todas partes, en cada iglesia.
18
Y algunos se han vuelto arrogantes, como si yo no hubiera de ir a vosotros.
19
Pero iré a vosotros pronto, si el Señor quiere, y conoceré, no las palabras de los arrogantes sino su poder.
20
Porque el reino de Dios no consiste en palabras, sino en poder.
21
¿Qué queréis? ¿Iré a vosotros con vara, o con amor y espíritu de mansedumbre?