El cristiano y los tribunales civiles

1
¿Se atreve alguno de vosotros, cuando tiene algo contra su prójimo, a ir a juicio ante los incrédulos y no ante los santos?
2
¿O no sabéis que los santos han de juzgar al mundo? Y si el mundo es juzgado por vosotros, ¿no sois competentes para juzgar los casos más triviales?
3
¿No sabéis que hemos de juzgar a los ángeles? ¡Cuánto más asuntos de esta vida!
4
Entonces, si tenéis tribunales que juzgan los casos de esta vida, ¿ por qué ponéis por jueces a los que nada son en la iglesia?
5
Para vergüenza vuestra lo digo.
¿ Acaso no hay entre vosotros algún hombre sabio que pueda juzgar entre sus hermanos,
6
sino que hermano contra hermano litiga, y esto ante incrédulos?
7
Así que, en efecto, es ya un fallo entre vosotros el hecho de que tengáis litigios entre vosotros.
¿Por qué no sufrís mejor la injusticia? ¿Por qué no ser mejor defraudados?
8
Por el contrario, vosotros mismos cometéis injusticias y defraudáis, y esto a los hermanos.
9
¿O no sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No os dejéis engañar: ni los inmorales, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los homosexuales,
10
ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los difamadores, ni los estafadores heredarán el reino de Dios.
11
Y esto erais algunos de vosotros;
pero fuisteis lavados, pero fuisteis santificados, pero fuisteis justificados en el nombre del Señor Jesucristo y en el Espíritu de nuestro Dios.


El cuerpo es templo del Espíritu Santo

12
Todas las cosas me son lícitas, pero no todas son de provecho.
Todas las cosas me son lícitas, pero yo no me dejaré dominar por ninguna.
13
Los alimentos son para el estómago y el estómago para los alimentos, pero Dios destruirá a los dos.
Sin embargo, el cuerpo no es para la fornicación, sino para el Señor, y el Señor es para el cuerpo.
14
Y Dios, que resucitó al Señor, también nos resucitará a nosotros mediante su poder.
15
¿No sabéis que vuestros cuerpos son miembros de Cristo? ¿Tomaré, acaso, los miembros de Cristo y los haré miembros de una ramera? ¡De ningún modo!
16
¿O no sabéis que el que se une a una ramera es un cuerpo con ella? Porque El dice: Los dos vendran a ser una sola carne.
17
Pero el que se une al Señor, es un espíritu con El.
18
Huid de la fornicación.
Todos los demás pecados que un hombre comete están fuera del cuerpo, pero el fornicario peca contra su propio cuerpo.
19
¿O no sabéis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, que está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros?
20
Pues por precio habéis sido comprados;
por tanto, glorificad a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios.