Exhortación al crecimiento

1
Por tanto, desechando toda malicia y todo engaño, e hipocresías, envidias y toda difamación,
2
desead como niños recién nacidos, la leche pura de la palabra, para que por ella crezcáis para salvación,
3
si es que habéis probado la benignidad del Señor.
4
Y viniendo a El como a una piedra viva, desechada por los hombres, pero escogida y preciosa delante de Dios,
5
también vosotros, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual para un sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo.
6
Pues esto se encuentra en la Escritura:
He aqui, pongo en Sion una piedra escogida, una preciosa piedra angular,
y el que crea en El no sera avergonzado.
7
Este precioso valor es, pues, para vosotros los que creéis;
pero para los que no creen,
La piedra que desecharon los constructores,
esa, en piedra angular se ha convertido,
8
y,
piedra de tropiezo y roca de escandalo;
pues ellos tropiezan porque son desobedientes a la palabra, y para ello estaban también destinados.
9
Pero vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido para posesión de Dios, a fin de que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable;
10
pues vosotros en otro tiempo no erais pueblo, pero ahora sois el pueblo de Dios;
no habíais recibido misericordia, pero ahora habéis recibido misericordia.


Conducta de los creyentes en el mundo

11
Amados, os ruego como a extranjeros y peregrinos, que os abstengáis de las pasiones carnales que combaten contra el alma.
12
Mantened entre los gentiles una conducta irreprochable, a fin de que en aquello que os calumnian como malhechores, ellos, por razón de vuestras buenas obras, al considerar las, glorifiquen a Dios en el día de la visitación.
13
Someteos, por causa del Señor, a toda institución humana, ya sea al rey, como autoridad,
14
o a los gobernadores, como enviados por él para castigo de los malhechores y alabanza de los que hacen el bien.
15
Porque esta es la voluntad de Dios: que haciendo bien, hagáis enmudecer la ignorancia de los hombres insensatos.
16
Andad como libres, pero no uséis la libertad como pretexto para la maldad, sino empleadla como siervos de Dios.
17
Honrad a todos, amad a los hermanos, temed a Dios, honrad al rey.


Ejemplo de Cristo como siervo

18
Siervos, estad sujetos a vuestros amos con todo respeto, no sólo a los que son buenos y afables, sino también a los que son insoportables.
19
Porque esto halla gracia, si por causa de la conciencia ante Dios, alguno sobrelleva penalidades sufriendo injustamente.
20
Pues ¿qué mérito hay, si cuando pecáis y sois tratados con severidad lo soportáis con paciencia? Pero si cuando hacéis lo bueno sufrís por ello y lo soportáis con paciencia, esto halla gracia con Dios.
21
Porque para este propósito habéis sido llamados, pues también Cristo sufrió por vosotros, dejándoos ejemplo para que sigáis sus pisadas,
22
el cual no cometio pecado, ni engaño alguno se hallo en su boca;
23
y quien cuando le ultrajaban, no respondía ultrajando;
cuando padecía, no amenazaba, sino que se encomendaba a aquel que juzga con justicia;
24
y El mismo llevó nuestros pecados en su cuerpo sobre la cruz, a fin de que muramos al pecado y vivamos a la justicia, porque por sus heridas fuisteis sanados.
25
Pues vosotros andabais descarriados como ovejas, pero ahora habéis vuelto al Pastor y Guardián de vuestras almas.