Saúl ungido por Samuel

1
Tomó entonces Samuel la redoma de aceite, la derramó sobre la cabeza de Saúl, lo besó y le dijo: ¿No te ha ungido el Señor por príncipe sobre su heredad?
2
Cuando te apartes hoy de mí, hallarás a dos hombres cerca del sepulcro de Raquel, en el territorio de Benjamín, en Selsa, y te dirán: “Las asnas que fuiste a buscar han sido halladas.
Y he aquí, tu padre ha dejado de preocuparse por las asnas y está angustiado por vosotros, diciendo: ‘¿Qué haré en cuanto a mi hijo?’”
3
De allí seguirás más adelante, llegarás hasta la encina de Tabor, y allí te encontrarás con tres hombres que suben a Dios en Betel, uno llevando tres cabritos, otro llevando tres tortas de pan y otro llevando un odre de vino;
4
ellos te saludarán y te darán dos tortas de pan, las cuales recibirás de sus manos.
5
Después llegarás a la colina de Dios donde está la guarnición de los filisteos;
y sucederá que cuando llegues a la ciudad, allá encontrarás a un grupo de profetas que descienden del lugar alto con arpa, pandero, flauta y lira delante de ellos, y estarán profetizando.
6
Entonces el Espíritu del Señor vendrá sobre ti con gran poder, profetizarás con ellos y serás cambiado en otro hombre.
7
Cuando estas señales te hayan sucedido, haz lo que la situación requiera, porque Dios está contigo.
8
Descenderás delante de mí a Gilgal, y he aquí, yo descenderé a ti para ofrecer holocaustos y sacrificar ofrendas de paz.
Esperarás siete días hasta que venga a ti y te muestre lo que debes hacer.
9
Y sucedió que cuando él volvió la espalda para dejar a Samuel, Dios le cambió el corazón, y todas aquellas señales le acontecieron en aquel día.
10
Cuando llegaron allá a la colina, he aquí, un grupo de profetas salió a su encuentro;
y el Espíritu de Dios vino sobre él con gran poder, y profetizó entre ellos.
11
Y sucedió que cuando todos los que le conocían de antes vieron que ahora profetizaba con los profetas, los del pueblo se decían unos a otros: ¿Qué le ha sucedido al hijo de Cis? ¿Está Saúl también entre los profetas?
12
Y un hombre de allí respondió, y dijo: ¿Y quién es el padre de ellos? Por lo cual esto se hizo proverbio: ¿Está Saúl también entre los profetas?
13
Cuando acabó de profetizar vino al lugar alto.
14
Y un tío de Saúl le dijo a él y a su criado: ¿Adónde fuisteis? Y él respondió: A buscar las asnas.
Cuando vimos que no aparecían, fuimos a Samuel.
15
Y el tío de Saúl dijo: Te ruego que me cuentes qué os dijo Samuel.
16
Y Saúl respondió a su tío: Nos hizo saber claramente que las asnas habían sido halladas.
Pero Saúl no le contó acerca del asunto del reino que Samuel le había mencionado.
17
Después Samuel convocó al pueblo delante del Señor en Mizpa;
18
y dijo a los hijos de Israel: Así dice el Señor, Dios de Israel: “Yo saqué a Israel de Egipto, y os libré del poder de los egipcios y del poder de todos los reinos que os oprimían.”
19
Pero vosotros habéis rechazado hoy a vuestro Dios, que os libra de todas vuestras calamidades y vuestras angustias, y habéis dicho: “No, sino pon un rey sobre nosotros.” Ahora pues, presentaos delante del Señor por vuestras tribus y por vuestras familias.
20
Samuel hizo que se acercaran todas las tribus de Israel, y fue escogida por sorteo la tribu de Benjamín.
21
Entonces hizo que se acercara la tribu de Benjamín por sus familias, y fue escogida la familia de Matri.
Y Saúl, hijo de Cis, fue escogido;
pero cuando lo buscaron no lo pudieron hallar.
22
Volvieron, pues, a inquirir del Señor: ¿Ha llegado ya el hombre aquí? Y el Señor respondió: “He aquí, está escondido junto al bagaje.”
23
Corrieron y lo trajeron de allí, y cuando estuvo en medio del pueblo, de los hombros arriba sobrepasaba a todo el pueblo.
24
Y Samuel dijo a todo el pueblo: ¿Veis al que el Señor ha escogido? En verdad que no hay otro como él entre todo el pueblo.
Entonces todo el pueblo gritó, y dijo: ¡Viva el rey!
25
Entonces Samuel dio al pueblo las ordenanzas del reino, y las escribió en el libro, el cual puso delante del Señor.
Y despidió Samuel a todo el pueblo, cada uno a su casa.
26
También Saúl se fue a su casa en Guibeá, y con él fueron los valientes cuyos corazones Dios había tocado.
27
Pero ciertos hombres indignos dijeron: ¿Cómo puede éste salvarnos? Y lo menospreciaron y no le trajeron presente alguno.
Mas él guardó silencio.