Guerra contra los filisteos

1
Saúl tenía treinta años cuando comenzó a reinar, y reinó cuarenta y dos años sobre Israel.
2
Saúl escogió paratres mil hombres de Israel, de los cuales dos mil estaban con Saúl en Micmas y en la región montañosa de Betel, y mil estaban con Jonatán en Geba de Benjamín.
Y al resto del pueblo lo despidió cada uno a su tienda.
3
Y Jonatán hirió la guarnición de los filisteos que estaba en Geba, y lo supieron los filisteos.
Entonces Saúl tocó la trompeta por toda la tierra diciendo: Oigan los hebreos.
4
Y todo Israel oyó decir que Saúl había herido la guarnición de los filisteos, y también que Israel se había hecho odioso a los filisteos.
Entonces el pueblo se reunió con Saúl en Gilgal.
5
Y los filisteos se reunieron para pelear contra Israel: treinta mil carros, seis mil hombres de a caballo y gente tan numerosa como la arena a la orilla del mar;
y subieron y acamparon en Micmas, al oriente de Bet-avén.
6
Cuando los hombres de Israel vieron que estaban en un apuro (pues el pueblo estaba en gran aprieto), el pueblo se escondió en cuevas, en matorrales, en peñascos, en sótanos y en fosos.
7
También algunos de los hebreos pasaron el Jordán a la tierra de Gad y de Galaad.
Pero Saúl estaba todavía en Gilgal, y todo el pueblo le seguía tembloroso.
8
El esperó siete días, conforme al tiempo que Samuel había señalado, pero Samuel no llegaba a Gilgal, y el pueblo se le dispersaba.
9
Entonces Saúl dijo: Traedme el holocausto y las ofrendas de paz.
Y él ofreció el holocausto.
10
Y sucedió que tan pronto como terminó de ofrecer el holocausto, he aquí que Samuel vino;
y Saúl salió a su encuentro para saludarle.
11
Pero Samuel dijo: ¿Qué has hecho? Y Saúl respondió: Como vi que el pueblo se me dispersaba, que tú no llegabas dentro de los días señalados y que los filisteos estaban reunidos en Micmas,
12
me dije: “Ahora los filisteos descenderán contra mí en Gilgal, y no he implorado el favor del Señor.” Así que me vi forzado, y ofrecí el holocausto.
13
Y Samuel dijo a Saúl: Has obrado neciamente;
no has guardado el mandamiento que el Señor tu Dios te ordenó, pues ahora el Señor hubiera establecido tu reino sobre Israel para siempre.
14
Pero ahora tu reino no perdurará.
El Señor ha buscado para sí un hombre conforme a su corazón, y el Señor le ha designado como príncipe sobre su pueblo porque tú no guardaste lo que el Señor te ordenó.
15
Entonces Samuel se levantó y subió de Gilgal a Guibeá de Benjamín.
Y Saúl contó el pueblo que se hallaba con él, como seiscientos hombres.
16
Y Saúl, su hijo Jonatán y el pueblo que se hallaba con ellos, estaban situados en Geba de Benjamín, mientras los filisteos acampaban en Micmas.
17
Y salieron los merodeadores del campamento de los filisteos en tres compañías;
una compañía se dirigió por el camino de Ofra, a la tierra de Sual,
18
otra compañía se dirigió por el camino de Bet-horón y la otra compañía se dirigió por el camino de la frontera que mira sobre el valle de Zeboim, hacia el desierto.
19
En toda la tierra de Israel no podía hallarse ningún herrero, pues los filisteos decían: No sea que los hebreos hagan espadas o lanzas.
20
Y todo Israel tenía que descender a los filisteos, cada cual para afilar la reja de su arado, su azuela, su hacha o su aguijada.
21
El precio era dos tercios de siclo por las rejas de arado, las azuelas, las horquillas, las hachas, y para arreglar las aguijadas.
22
Y sucedió que en el día de la batalla, no había espada ni lanza en mano de ninguna de la gente que estaba con Saúl y Jonatán, pero sí las había en mano de Saúl y de su hijo Jonatán.
23
Y la guarnición de los filisteos salió hacia el paso de Micmas.