David ungido por Samuel

1
Y el Señor dijo a Samuel: ¿Hasta cuándo te lamentarás por Saúl, después que yo lo he desechado para que no reine sobre Israel? Llena tu cuerno de aceite y ve;
te enviaré a Isaí, el de Belén, porque de entre sus hijos he escogido un rey para mí.
2
Y Samuel respondió: ¿Cómo puedo ir? Cuando Saúl lo sepa, me matará.
Y el Señor dijo: Toma contigo una novilla y di: “He venido a ofrecer sacrificio al Señor.”
3
Invitarás a Isaí al sacrificio y yo te mostraré lo que habrás de hacer;
entonces me ungirás a aquel que yo te indique.
4
Samuel hizo lo que el Señor dijo, y fue a Belén.
Y los ancianos de la ciudad vinieron a su encuentro temblando y dijeron: ¿Vienes en paz?
5
Y él respondió: En paz.
He venido a ofrecer sacrificio al Señor.
Consagraos y venid conmigo al sacrificio.
Samuel consagró también a Isaí y a sus hijos y los invitó al sacrificio.
6
Y aconteció que cuando ellos entraron, vio a Eliab, y se dijo: Ciertamente el ungido del Señor está delante de El.
7
Pero el Señor dijo a Samuel: No mires a su apariencia, ni a lo alto de su estatura, porque lo he desechado;
pues Dios ve no como el hombre ve, pues el hombre mira la apariencia exterior, pero el Señor mira el corazón.
8
Entonces Isaí llamó a Abinadab y lo hizo pasar delante de Samuel.
Y éste dijo: Tampoco a éste ha escogido el Señor.
9
Después Isaí hizo pasar a Sama.
Y él dijo: Tampoco a éste ha escogido el Señor.
10
Isaí hizo pasar a siete de sus hijos delante de Samuel.
Pero Samuel dijo a Isaí: El Señor no ha escogido a éstos.
11
Y Samuel dijo a Isaí: ¿Son éstos todos tus hijos? Y él respondió: Aún queda el menor, que está apacentando las ovejas.
Entonces Samuel dijo a Isaí: Manda a buscarlo, pues no nos sentaremos a la mesa hasta que él venga acá.
12
Y envió por él y lo hizo entrar.
Era rubio, de ojos hermosos y bien parecido.
Y el Señor dijo: Levántate, úngele;
porque éste es.
13
Entonces Samuel tomó el cuerno de aceite y lo ungió en medio de sus hermanos;
y el Espíritu del Señor vino poderosamente sobre David desde aquel día en adelante.
Luego Samuel se levantó y se fue a Ramá.


David, escudero de Saúl

14
El Espíritu del Señor se apartó de Saúl, y un espíritu malo de parte del Señor le atormentaba.
15
Entonces los siervos de Saúl le dijeron: He aquí ahora, un espíritu malo de parte de Dios te está atormentando.
16
Ordene ahora nuestro señor a tus siervos que están delante de ti, que busquen un hombre que sepa tocar el arpa, y cuando el espíritu malo de parte de Dios esté sobre ti, él tocará el arpa con su mano y te pondrás bien.
17
Entonces Saúl dijo a sus siervos: Buscadme ahora un hombre que toque bien y traédme lo.
18
Y respondió uno de los mancebos y dijo: He aquí, he visto a un hijo de Isaí, el de Belén, que sabe tocar, es poderoso y valiente, un hombre de guerra, prudente en su hablar, hombre bien parecido y el Señor está con él.
19
Entonces Saúl envió mensajeros a Isaí y dijo: Envíame a tu hijo David, el que está con el rebaño.
20
Tomó Isaí un asno cargado de pan, un odre de vino y un cabrito, y los envió a Saúl con su hijo David.
21
David fue a Saúl y le servía;
y Saúl lo amó grandemente y lo hizo su escudero.
22
Y Saúl envió a decir a Isaí: Te ruego que David se quede delante de mí, pues ha hallado gracia ante mis ojos.
23
Sucedía que cuando el espíritu malo de parte de Dios venía a Saúl, David tomaba el arpa, la tocaba con su mano, y Saúl se calmaba y se ponía bien, y el espíritu malo se apartaba de él.