Cántico de Ana

1
Entonces Ana oró y dijo:
Mi corazón se regocija en el Señor,
mi fortaleza en el Señor se exalta;
mi boca sin temor habla contra mis enemigos,
por cuanto me regocijo en tu salvación.
2
No hay santo como el Señor;
en verdad, no hay otro fuera de ti,
ni hay roca como nuestro Dios.
3
No os jactéis más con tanto orgullo,
no salga la arrogancia de vuestra boca;
porque el Señor es Dios de sabiduría,
y por El son pesadas las acciones.
4
Quebrados son los arcos de los fuertes,
pero los débiles se ciñen de poder.
5
Los que estaban saciados se alquilan por pan,
y dejan de tener hambre los que estaban hambrientos.
Aun la estéril da a luz a siete,
mas la que tiene muchos hijos languidece.
6
El Señor da muerte y da vida;
hace bajar al Seol y hace subir.
7
El Señor empobrece y enriquece;
humilla y también exalta.
8
Levanta del polvo al pobre,
del muladar levanta al necesitado
para hacer los sentar con los príncipes,
y heredar un sitio de honor;
pues las columnas de la tierra son del Señor,
y sobre ellas ha colocado el mundo.
9
El guarda los pies de sus santos,
mas los malvados son acallados en tinieblas,
pues no por la fuerza ha de prevalecer el hombre.
10
Los que contienden con el Señor serán quebrantados,
El tronará desde los cielos contra ellos.
El Señor juzgará los confines de la tierra,
a su rey dará fortaleza,
y ensalzará el poder de su ungido.
11
Entonces Elcana se fue a Ramá, a su casa.
Y el niño servía al Señor delante del sacerdote Elí.


El pecado de los hijos de Elí

12
Los hijos de Elí eran hombres indignos;
no conocían al Señor
13
ni la costumbre de los sacerdotes con el pueblo: cuando algún hombre ofrecía sacrificio, venía el criado del sacerdote con un tenedor de tres dientes en su mano mientras se cocía la carne,
14
lo introducía en la cazuela, la olla, la caldera o el caldero, y todo lo que el tenedor sacaba, lo tomaba el sacerdote para sí.
Así hacían en Silo con todos los israelitas que allí iban.
15
Asimismo, antes de quemar la grosura, el criado del sacerdote venía y decía al hombre que ofrecía sacrificio: Da al sacerdote carne para asar, pues no aceptará de ti carne cocida, sino solamente cruda.
16
Y si el hombre le decía: Ciertamente deben quemar primero la grosura y después toma todo lo que quieras;
él respondía: No, sino que me la darás ahora, y si no la tomaré por la fuerza.
17
El pecado de los jóvenes era muy grande delante del Señor, porque los hombres menospreciaban la ofrenda del Señor.


Los hijos de Ana

18
Samuel siendo niño, ministraba delante del Señor, usando un efod de lino.
19
Su madre le hacía una túnica pequeña cada año, y se la traía cuando subía con su marido a ofrecer el sacrificio anual.
20
Entonces Elí bendecía a Elcana y a su mujer, y decía: Que el Señor te dé hijos de esta mujer en lugar del que ella dedicó al Señor.
Y regresaban a su casa.
21
Y el Señor visitó a Ana, y ella concibió y dio a luz tres hijos y dos hijas.
Y el niño Samuel crecía delante del Señor.


Elí reprende a sus hijos

22
Elí era ya muy anciano;
oyó todo lo que sus hijos estaban haciendo a todo Israel, y cómo se acostaban con las mujeres que servían a la entrada de la tienda de reunión,
23
y les dijo: ¿Por qué hacéis estas cosas, las cosas malas de que oigo hablar a todo este pueblo?
24
No, hijos míos;
porque no es bueno el informe que oigo circular por el pueblo del Señor.
25
Si un hombre peca contra otro, Dios mediará por él;
pero si un hombre peca contra el Señor, ¿quién intercederá por él? Pero ellos no escucharon la voz de su padre, porque el Señor quería que murieran.
26
Y el niño Samuel crecía en estatura y en gracia para con el Señor y para con los hombres.


Profecía contra la casa de Elí

27
Entonces un hombre de Dios vino a Elí y le dijo: Así dice el Señor: “¿ No me revelé ciertamente a la casa de tu padre cuando ellos estaban en Egipto, esclavos de la casa de Faraón?
28
“¿ No los escogí de entre todas las tribus de Israel para ser mis sacerdotes, para subir a mi altar, para quemar incienso, para llevar un efod delante de mí? ¿ No di a la casa de tu padre todas las ofrendas encendidas de los hijos de Israel?
29
“¿Por qué pisoteáis mi sacrificio y mi ofrenda que he ordenado en mi morada, y honras a tus hijos más que a mí, engordándoos con lo mejor de cada ofrenda de mi pueblo Israel?”
30
Por tanto, el Señor, Dios de Israel, declara: “Ciertamente yo había dicho que tu casa y la casa de tu padre andarían delante de mí para siempre”;
pero ahora el Señor declara: “Lejos esté esto de mí, porque yo honraré a los que me honran, y los que me menosprecian serán tenidos en poco.
31
“He aquí, vienen días cuando cortaré tu fuerza, y la fuerza de la casa de tu padre, y no habrá anciano en tu casa.
32
“Y verás la angustia de mi morada, a pesar de todo el bien que hago a Israel;
y nunca habrá anciano en tu casa.
33
“Sin embargo, a algunos de los tuyos no cortaré de mi altar para que tus ojos se consuman llorando y tu alma sufra;
pero todos los nacidos en tu casa morirán en la flor de la juventud.
34
“Y para ti, ésta será la señal que vendrá en cuanto a tus dos hijos, Ofni y Finees: en el mismo día morirán los dos.
35
Pero levantaré para mí un sacerdote fiel que hará conforme a los deseos de mi corazón y de mi alma;
y le edificaré una casa duradera, y él andará siempre delante de mi ungido.
36
“Y acontecerá que todo aquel que haya quedado de tu casa vendrá y se postrará ante él por una moneda de plata o una torta de pan, y dirá: ‘Asígname a uno de los oficios sacerdotales para que pueda comer un bocado de pan.’”