David entre los filisteos

1
Entonces David se dijo: Ahora bien, voy a perecer algún día por la mano de Saúl.
Lo mejor para mí es huir a la tierra de los filisteos.
Saúl se cansará, y no me buscará más en todo el territorio de Israel, y escaparé de su mano.
2
Se levantó, pues, David y se pasó con los seiscientos hombres que estaban con él a Aquis, hijo de Maoc, rey de Gat.
3
Y moró David con Aquis en Gat, él y sus hombres, cada cual con los de su casa;
David con sus dos mujeres Ahinoam jezreelita, y Abigail la de Carmel, viuda de Nabal.
4
Y le dieron la noticia a Saúl que David había huido a Gat, y no lo buscó más.
5
Y David dijo a Aquis: Si he hallado ahora gracia ante tus ojos, que me den un lugar en una de las aldeas en el campo para que habite allí;
pues, ¿por qué ha de morar tu siervo contigo en la ciudad real?
6
Aquis le dio Siclag aquel día;
por eso Siclag ha pertenecido a los reyes de Judá hasta hoy.
7
El número de los días que David habitó en el territorio de los filisteos fue un año y cuatro meses.
8
Y subieron David y sus hombres e hicieron incursiones contra los gesuritas, los gezritas y los amalecitas;
porque ellos eran los habitantes de la tierra desde tiempos antiguos, según se va a Shur, hasta la tierra de Egipto.
9
David atacaba el territorio, y no dejaba con vida hombre ni mujer, y se llevaba las ovejas, el ganado, los asnos, los camellos y la ropa.
Entonces regresaba y venía a Aquis.
10
Y Aquis decía: ¿Dónde atacasteis hoy? Y David respondía: Contra el Neguev de Judá, contra el Neguev de Jerameel y contra el Neguev de los ceneos.
11
David no dejaba con vida hombre ni mujer para traer a Gat, diciendo: No sea que nos descubran, diciendo: “Así ha hecho David, y así ha sido su costumbre todo el tiempo que ha morado en el territorio de los filisteos.”
12
Aquis confiaba en David diciendo: En verdad que se ha hecho odioso a su pueblo Israel y será mi servidor para siempre.