Dios llama a Samuel

1
El joven Samuel servía al Señor en presencia de Elí.
La palabra del Señor escaseaba en aquellos días, las visiones no eran frecuentes.
2
Y aconteció un día, estando Elí acostado en su aposento (sus ojos habían comenzado a oscurecerse y no podía ver bien),
3
cuando la lámpara de Dios aún no se había apagado y Samuel estaba acostado en el templo del Señor donde estaba el arca de Dios,
4
que el Señor llamó a Samuel, y él respondió: Aquí estoy.
5
Entonces corrió a Elí y le dijo: Aquí estoy, pues me llamaste.
Pero Elí le respondió: Yo no he llamado, vuelve a acostarte.
Y él fue y se acostó.
6
El Señor volvió a llamar: ¡Samuel! Y Samuel se levantó, fue a Elí y dijo: Aquí estoy, pues me llamaste.
Pero él respondió: Yo no he llamado, hijo mío, vuelve a acostarte.
7
Y Samuel no conocía aún al Señor, ni se le había revelado aún la palabra del Señor.
8
El Señor volvió a llamar a Samuel por tercera vez.
Y él se levantó, fue a Elí y dijo: Aquí estoy, pues me llamaste.
Entonces Elí comprendió que el Señor estaba llamando al muchacho.
9
Y Elí dijo a Samuel: Ve y acuéstate, y si El te llama, dirás: “Habla, Señor, que tu siervo escucha.” Y Samuel fue y se acostó en su aposento.
10
Entonces vino el Señor y se detuvo, y llamó como en las otras ocasiones: ¡Samuel, Samuel! Y Samuel respondió: Habla, que tu siervo escucha.
11
Y el Señor dijo a Samuel: He aquí, estoy a punto de hacer una cosa en Israel la cual hará retiñir ambos oídos a todo aquel que la oiga.
12
Ese día cumpliré contra Elí todo lo que he hablado sobre su casa, desde el principio hasta el fin.
13
Porque le he hecho saber que estoy a punto de juzgar su casa para siempre a causa de la iniquidad que él conocía, pues sus hijos trajeron sobre sí una maldición, y él no los reprendió.
14
Por eso he jurado a la casa de Elí que la iniquidad de su casa no será expiada jamás, ni por sacrificio ni por ofrenda.
15
Samuel se acostó hasta la mañana;
entonces abrió las puertas de la casa del Señor;
pero Samuel temía contar la visión a Elí.
16
Pero Elí llamó a Samuel, y le dijo: Samuel, hijo mío.
Y él respondió: Heme aquí.
17
Y Elí dijo: ¿Cuál es la palabra que el Señor te habló? Te ruego que no me la ocultes.
Así te haga Dios, y aún más, si me ocultas algo de todas las palabras que te habló.
18
Entonces Samuel se lo contó todo, sin ocultarle nada.
Y Elí dijo: El Señor es;
que haga lo que bien le parezca.
19
Samuel creció, y el Señor estaba con él;
no dejó sin cumplimiento ninguna de sus palabras.
20
Y todo Israel, desde Dan hasta Beerseba, supo que Samuel había sido confirmado como profeta del Señor.
21
Y el Señor se volvió a aparecer en Silo;
porque el Señor se revelaba a Samuel en Silo por la palabra del Señor.