El arca en Quiriat-jearim

1
Y vinieron los hombres de Quiriat-jearim, tomaron el arca del Señor y la llevaron a la casa de Abinadab en la colina, y consagraron a Eleazar su hijo para que guardara el arca del Señor.
2
Y sucedió que pasó mucho tiempo, veinte años, desde el día en que el arca quedó en Quiriat-jearim;
y toda la casa de Israel añoraba al Señor.
3
Entonces Samuel habló a toda la casa de Israel, diciendo: Si os volvéis al Señor con todo vuestro corazón, quitad de entre vosotros los dioses extranjeros y las Astorets, y dirigid vuestro corazón al Señor, y servidle sólo a El;
y El os librará de la mano de los filisteos.
4
Los hijos de Israel quitaron los baales y las Astorets, y sirvieron sólo al Señor.
5
Y Samuel dijo: Reunid en Mizpa a todo Israel, y yo oraré al Señor por vosotros.
6
Y se reunieron en Mizpa, y sacaron agua y la derramaron delante del Señor, ayunaron aquel día y dijeron allí: Hemos pecado contra el Señor.
Y Samuel juzgó a los hijos de Israel en Mizpa.
7
Cuando los filisteos oyeron que los hijos de Israel se habían reunido en Mizpa, los príncipes de los filisteos subieron contra Israel.
Cuando oyeron esto los hijos de Israel, tuvieron temor de los filisteos.
8
Entonces los hijos de Israel dijeron a Samuel: No dejes de clamar al Señor nuestro Dios por nosotros, para que El nos libre de la mano de los filisteos.
9
Tomó Samuel un cordero de leche y lo ofreció como completo holocausto al Señor;
y clamó Samuel al Señor por Israel y el Señor le respondió.
10
Mientras Samuel estaba ofreciendo el holocausto, los filisteos se acercaron para pelear con Israel.
Mas el Señor tronó con gran estruendo aquel día contra los filisteos y los confundió, y fueron derrotados delante de Israel.
11
Saliendo de Mizpa los hombres de Israel, persiguieron a los filisteos, hiriéndolos hasta más allá de Bet-car.


Derrota de los filisteos

12
Entonces Samuel tomó una piedra y la colocó entre Mizpa y Sen, y la llamó Eben-ezer, diciendo: Hasta aquí nos ha ayudado el Señor.
13
Los filisteos fueron sometidos y no volvieron más dentro de los límites de Israel.
Y la mano del Señor estuvo contra los filisteos todos los días de Samuel.
14
Las ciudades que los filisteos habían tomado de Israel fueron restituidas a Israel, desde Ecrón hasta Gat, e Israel libró su territorio de la mano de los filisteos.
Y hubo paz entre Israel y los amorreos.
15
Samuel juzgó a Israel todos los días de su vida.
16
Cada año acostumbraba hacer un recorrido por Betel, Gilgal y Mizpa, y juzgaba a Israel en todos estos lugares.
17
Después volvía a Ramá, pues allí estaba su casa, y allí juzgaba a Israel;
y edificó allí un altar al Señor.