Predicción de la apostasía

1
Pero el Espíritu dice claramente que en los últimos tiempos algunos apostatarán de la fe, prestando atención a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios,
2
mediante la hipocresía de mentirosos que tienen cauterizada la conciencia;
3
prohibiendo casarse y mandando abstenerse de alimentos que Dios ha creado para que con acción de gracias participen de ellos los que creen y que han conocido la verdad.
4
Porque todo lo creado por Dios es bueno y nada se debe rechazar si se recibe con acción de gracias;
5
porque es santificado mediante la palabra de Dios y la oración.


El buen ministro de Cristo

6
Al señalar estas cosas a los hermanos serás un buen ministro de Cristo Jesús, nutrido con las palabras de la fe y de la buena doctrina que has seguido.
7
Pero nada tengas que ver con las fábulas profanas propias de viejas.
Más bien disciplínate a ti mismo para la piedad;
8
porque el ejercicio físico aprovecha poco, pero la piedad es provechosa para todo, pues tiene promesa para la vida presente y también para la futura.
9
Palabra fiel es ésta, y digna de ser aceptada por todos.
10
Porque por esto trabajamos y nos esforzamos, porque hemos puesto nuestra esperanza en el Dios vivo, que es el Salvador de todos los hombres, especialmente de los creyentes.
11
Esto manda y enseña.
12
No permitas que nadie menosprecie tu juventud;
antes, sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, fe y pureza.
13
Entretanto que llego, ocúpate en la lectura de las Escrituras, la exhortación y la enseñanza.
14
No descuides el don espiritual que está en ti, que te fue conferido por medio de la profecía con la imposición de manos del presbiterio.
15
Reflexiona sobre estas cosas;
dedícate a ellas, para que tu aprovechamiento sea evidente a todos.
16
Ten cuidado de ti mismo y de la enseñanza;
persevera en estas cosas, porque haciéndolo asegurarás la salvación tanto para ti mismo como para los que te escuchan.