Reinado de Asa

1
Y Abías durmió con sus padres, y lo sepultaron en la ciudad de David, y su hijo Asa reinó en su lugar.
Y el país estuvo en paz por diez años durante sus días.
2
Y Asa hizo lo bueno y lo recto ante los ojos del Señor su Dios,
3
porque quitó los altares extranjeros y los lugares altos, destruyó los pilares sagrados, derribó las Aseras,
4
y ordenó a Judá que buscara al Señor, Dios de sus padres y cumpliera la ley y el mandamiento.
5
También quitó los lugares altos y los altares de incienso de todas las ciudades de Judá.
Y bajo él, el reino estuvo en paz.
6
Y edificó ciudades fortificadas en Judá, ya que el país estaba en paz y nadie estaba en guerra con él durante aquellos años, porque el Señor le había dado tranquilidad.
7
Dijo, pues, a Judá: Edifiquemos estas ciudades y cerquémos las de murallas con torres, puertas y barras.
La tierra es aún nuestra, porque hemos buscado al Señor nuestro Dios;
le hemos buscado, y El nos ha dado tranquilidad por todas partes.
Edificaron, pues, y prosperaron.
8
Asa tenía un ejército de trescientos mil hombres de Judá que llevaban escudos grandes y lanzas, y doscientos ochenta mil de Benjamín que llevaban escudos y usaban arcos;
todos ellos valientes guerreros.
9
Y salió contra ellos Zera el etíope con un ejército de un millón de hombres y trescientos carros, y vino hasta Maresa.
10
Y Asa salió a su encuentro, y se pusieron en orden de batalla en el valle de Sefata junto a Maresa.
11
Entonces Asa invocó al Señor su Dios, y dijo: Señor, no hay nadie más que tú para ayudar en la batalla entre el poderoso y los que no tienen fuerza;
ayúdanos, oh Señor Dios nuestro, porque en ti nos apoyamos y en tu nombre hemos venido contra esta multitud.
Oh Señor, tú eres nuestro Dios;
que no prevalezca hombre alguno contra ti.
12
Y el Señor derrotó a los etíopes delante de Asa y delante de Judá, y los etíopes huyeron.
13
Y Asa y el pueblo que estaba con él los persiguieron hasta Gerar;
y cayeron tantos etíopes que no pudieron rehacerse, porque fueron destrozados delante del Señor y delante de su ejército.
Y recogieron muchísimo botín.
14
Destruyeron todas las ciudades alrededor de Gerar, porque el terror del Señor había caído sobre ellos;
y saquearon todas las ciudades pues había mucho botín en ellas.
15
También hirieron a los que poseían ganado, y se llevaron gran cantidad de ovejas y camellos.
Entonces regresaron a Jerusalén.