Reinado de Acaz

1
Acaz tenía veinte años cuando comenzó a reinar, y reinó dieciséis años en Jerusalén;
pero no hizo lo recto ante los ojos del Señor como su padre David había hecho,
2
sino que anduvo en los caminos de los reyes de Israel;
también hizo imágenes fundidas para los baales.
3
Quemó además incienso en el valle de Ben-hinom, e hizo pasar a sus hijos por fuego, conforme a las abominaciones de las naciones que el Señor había arrojado de delante de los hijos de Israel.
4
Y sacrificó y quemó incienso en los lugares altos, en los montes y debajo de todo árbol frondoso.
5
Por lo cual el Señor su Dios lo entregó en manos del rey de los arameos, que lo derrotaron, tomaron de él gran número de cautivos y los llevaron a Damasco.
Y también él fue entregado en manos del rey de Israel, el cual lo hirió con gran mortandad.
6
Porque Peka, hijo de Remalías, mató en Judá a ciento veinte mil en un día, todos hombres valientes, porque habían abandonado al Señor, Dios de sus padres.
7
Y Zicri, hombre poderoso de Efraín, mató a Maasías, hijo del rey, y a Azricam, mayordomo de la casa, y a Elcana, segundo después del rey.
8
Y los hijos de Israel se llevaron cautivos de sus hermanos a doscientos mil, mujeres, hijos e hijas;
y tomaron también mucho botín de ellos y se llevaron el botín a Samaria.
9
Pero había allí un profeta del Señor llamado Oded, y éste salió al encuentro del ejército que venía a Samaria, y les dijo: He aquí, porque el Señor, Dios de vuestros padres, estaba airado con Judá, los ha entregado en vuestras manos, y los habéis matado con una furia que ha llegado hasta el cielo.
10
Y ahora os proponéis subyugar a los hijos de Judá y de Jerusalén como esclavos y esclavas vuestros.
¿No tenéis ciertamente transgresiones de parte vuestra contra el Señor vuestro Dios?
11
Ahora pues, oídme, y devolved a los cautivos que capturasteis de vuestros hermanos, porque el furor de la ira del Señor está contra vosotros.
12
Entonces algunos de los jefes de los hijos de Efraín: Azarías, hijo de Johanán, Berequías, hijo de Mesilemot, Ezequías, hijo de Salum, y Amasa, hijo de Hadlai, se levantaron contra los que venían de la batalla,
13
y les dijeron: No traigáis aquí a los cautivos;
porque os proponéis traer sobre nosotros culpa contra el Señor, añadiendo a nuestros pecados y a nuestra culpa;
porque nuestra culpa es grande y el furor de su ira está contra Israel.
14
Entonces los hombres armados dejaron los cautivos y el botín delante de los oficiales y de toda la asamblea.
15
Y se levantaron los hombres que habían sido designados por nombre y tomaron a los cautivos, y del botín vistieron a todos los desnudos y les dieron vestidos y sandalias;
les dieron de comer y de beber y los ungieron, y condujeron en asnos a todos los débiles y los llevaron a Jericó, ciudad de las palmeras, junto a sus hermanos;
entonces volvieron a Samaria.
16
En aquel tiempo el rey Acaz envió a pedir ayuda a los reyes de Asiria.
17
Porque los edomitas habían venido de nuevo y atacado a Judá y se habían llevado algunos cautivos.
18
También los filisteos habían invadido las ciudades de las tierras bajas y del Neguev de Judá, y habían tomado Bet-semes, Ajalón, Gederot y Soco con sus aldeas, Timna con sus aldeas, y Gimzo con sus aldeas;
y se establecieron allí.
19
Porque el Señor humilló a Judá a causa de Acaz, rey de Israel, pues él había permitido el desenfreno en Judá, y fue muy infiel al Señor.
20
Y vino contra él Tilgat-pilneser, rey de Asiria, y lo afligió en vez de fortalecerlo.
21
Pues Acaz había tomado una porción del tesoro de la casa del Señor, del palacio del rey y de los príncipes, y la había dado al rey de Asiria;
pero no le sirvió de nada.
22
Y en el tiempo de su angustia este rey Acaz fue aún más infiel al Señor;
23
sacrificaba a los dioses de Damasco que lo habían derrotado, y decía: Por cuanto los dioses de los reyes de Aram los ayudaron, sacrificaré a ellos para que me ayuden.
Pero ellos fueron su ruina y la de todo Israel.
24
Además, cuando Acaz recogió los utensilios de la casa de Dios, hizo pedazos los utensilios de la casa de Dios;
cerró las puertas de la casa del Señor e hizo paraaltares en cada rincón de Jerusalén.
25
Y en cada ciudad de Judá hizo lugares altos para quemar incienso a otros dioses, y provocó a ira al Señor, Dios de sus padres.
26
Los demás de sus hechos y todos sus caminos, los primeros y los postreros, he aquí, están escritos en el libro de los reyes de Judá y de Israel.
27
Y durmió Acaz con sus padres, y lo sepultaron en la ciudad, en Jerusalén, pues no lo pusieron en los sepulcros de los reyes de Israel;
y su hijo Ezequías reinó en su lugar.