La Pascua celebrada por Josías

1
Entonces Josías celebró la Pascua al Señor en Jerusalén, y mataron los animales de la Pascua el día catorce del mes primero.
2
Y puso a los sacerdotes en sus oficios y los animó al servicio de la casa del Señor.
3
También dijo a los levitas que enseñaban a todo Israel y que estaban consagrados al Señor: Poned el arca santa en la casa que edificó Salomón, hijo de David, rey de Israel;
no será más una carga sobre vuestros hombros.
Ahora servid al Señor vuestro Dios y a su pueblo Israel.
4
Y prepara os según vuestras casas paternas en vuestras clases, conforme a lo escrito por David, rey de Israel, y conforme a lo escrito por su hijo Salomón.
5
Además, estad en el lugar santo conforme a las secciones de las casas paternas de vuestros hermanos, los hijos del pueblo, y conforme a los levitas, según la división de una casa paterna.
6
Ahora pues, matad los animales de la Pascua, santificaos y haced las preparaciones para que vuestros hermanos hagan conforme a la palabra del Señor dada por Moisés.
7
Y Josías contribuyó para los hijos del pueblo, para todos los que estaban presentes, rebaños de corderos y cabritos en número de treinta mil, más tres mil bueyes, todo para las ofrendas de la Pascua;
todo ello de las posesiones del rey.
8
También sus jefes contribuyeron con una ofrenda voluntaria al pueblo, a los sacerdotes y a los levitas.
Hilcías, Zacarías y Jehiel, oficiales de la casa de Dios, dieron a los sacerdotes dos mil seiscientas ovejas y trescientos bueyes para las ofrendas de la Pascua.
9
Asimismo Conanías, y Semaías y Natanael sus hermanos, y Hasabías, Jeiel y Josabad, jefes de los levitas, contribuyeron para los levitas cinco mil ovejas y quinientos bueyes para las ofrendas de la Pascua.
10
Así fue preparado el servicio;
los sacerdotes se colocaron en sus puestos y los levitas según sus clases, conforme al mandato del rey.
11
Y los levitas mataron los animales de la Pascua, y mientras los sacerdotes rociaban la sangre recibida de la mano de ellos, los levitas los desollaban.
12
Entonces quitaron los holocaustos para dárselos a las secciones de las casas paternas de los hijos del pueblo, para que los presentaran al Señor, como está escrito en el libro de Moisés.
Hicieron esto también con los bueyes.
13
Y asaron los animales de la Pascua sobre el fuego conforme a la ordenanza, y cocieron las cosas consagradas en calderos, ollas y sartenes, y las llevaron rápidamente a todos los hijos del pueblo.
14
Después hicieron las preparaciones, para sí y para los sacerdotes, porque los sacerdotes, hijos de Aarón, estuvieron ofreciendo los holocaustos y la grosura hasta la noche;
por eso los levitas prepararon para sí y para los sacerdotes, hijos de Aarón.
15
También los cantores, los hijos de Asaf, estaban en sus puestos conforme a lo ordenado por David, Asaf, Hemán, y Jedutún, vidente del rey;
y los porteros en cada puerta no tenían que apartarse de su servicio, porque sus hermanos los levitas preparaban para ellos.
16
Así se preparó todo el servicio del Señor en aquel día para celebrar la Pascua y para ofrecer holocaustos sobre el altar del Señor, conforme al mandato del rey Josías.
17
Y los hijos de Israel que estaban presentes celebraron la Pascua en ese tiempo, y la fiesta de los panes sin levadura por siete días.
18
No se había celebrado una Pascua como ésta en Israel desde los días del profeta Samuel;
tampoco ninguno de los reyes de Israel había celebrado una Pascua como la que celebró Josías con los sacerdotes, los levitas y todos los de Judá e Israel que estaban presentes, y los habitantes de Jerusalén.
19
Esta Pascua se celebró en el año dieciocho del reinado de Josías.


Muerte de Josías

20
Después de todo esto, cuando Josías había reparado el templo, Necao, rey de Egipto, subió para combatir en Carquemis junto al Eufrates, y Josías salió para enfrentarse a él.
21
Pero él le envió mensajeros, diciendo: ¿Qué tenemos que ver el uno con el otro, oh rey de Judá? No vengo hoy contra ti, sino contra la casa con la que estoy en guerra, y Dios me ha ordenado que me apresure.
Por tu propio bien, deja de oponerte a Dios, que está conmigo, para que El no te destruya.
22
Sin embargo, Josías no quiso retirarse de él, sino que se disfrazó para combatir contra él;
tampoco escuchó las palabras de Necao que venían de boca de Dios, sino que vino a entablar batalla en la llanura de Meguido.
23
Y los arqueros hirieron al rey Josías, y el rey dijo a sus siervos: Llevadme, porque estoy gravemente herido.
24
Sus siervos lo sacaron del carro y lo llevaron en el segundo carro que él tenía, y lo trajeron a Jerusalén donde murió, y fue sepultado en los sepulcros de sus padres.
Y todo Judá y Jerusalén hicieron duelo por Josías.
25
Entonces Jeremías entonó una elegía por Josías.
Y todos los cantores y cantoras en sus lamentaciones hablan de Josías hasta hoy.
Y las establecieron como ordenanza en Israel;
he aquí, también están escritas en las Lamentaciones.
26
Los demás hechos de Josías y sus obras piadosas conforme a lo escrito en la ley del Señor,
27
y sus hechos, primeros y postreros, he aquí, están escritos en el libro de los reyes de Israel y de Judá.