Pablo advierte que obrará con severidad

1
Esta es la tercera vez que voy a vosotros.
Por el testimonio de dos o tres testigos se juzgaran todos los asuntos.
2
Dije previamente, cuando estuve presente la segunda vez, y aunque ahora estoy ausente, lo digo de antemano a los que pecaron anteriormente y también a todos los demás, que si voy otra vez, no seré indulgente,
3
puesto que buscáis una prueba del Cristo que habla en mí, el cual no es débil para con vosotros, sino poderoso en vosotros.
4
Porque ciertamente El fue crucificado por debilidad, pero vive por el poder de Dios.
Así también nosotros somos débiles en El, sin embargo, viviremos con El por el poder de Dios para con vosotros.
5
Poneos a prueba para ver si estáis en la fe;
examinaos a vosotros mismos.
¿O no os reconocéis a vosotros mismos de que Jesucristo está en vosotros, a menos de que en verdad no paséis la prueba?
6
Mas espero que reconoceréis que nosotros no estamos reprobados.
7
Y rogamos a Dios que no hagáis nada malo;
no para que nosotros aparezcamos aprobados, sino para que vosotros hagáis lo bueno, aunque nosotros aparezcamos reprobados.
8
Porque nada podemos hacer contra la verdad, sino sólo a favor de la verdad.
9
Pues nos regocijamos cuando nosotros somos débiles, pero vosotros sois fuertes;
también oramos por esto: que vosotros seáis hechos perfectos.
10
Por esta razón os escribo estas cosas estando ausente, a fin de que cuando esté presente no tenga que usar de severidad según la autoridad que el Señor me dio para edificación y no para destrucción.


Bendición y despedida

11
Por lo demás, hermanos, regocijaos, sed perfectos, confortaos, sed de un mismo sentir, vivid en paz;
y el Dios de amor y paz será con vosotros.
12
Saludaos los unos a los otros con beso santo.
13
Todos los santos os saludan.
14
La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios y la comunión del Espíritu Santo sean con todos vosotros.