Eliseo predice abundancia de pan

1
Entonces Eliseo dijo: Oíd la palabra del Señor.
Así dice el Señor: “Mañana como a esta hora en la puerta de Samaria, una medida de flor de harina se venderá a un siclo, y dos medidas de cebada a un siclo.”
2
Y el oficial real en cuyo brazo se apoyaba el rey, respondió al hombre de Dios, y dijo: Mira, aunque el Señor hiciera ventanas en los cielos, ¿podría suceder tal cosa? Entonces Eliseo dijo: He aquí, tú lo verás con tus propios ojos, pero no comerás de ello.
3
Y había cuatro leprosos a la entrada de la puerta, y se dijeron el uno al otro: ¿Por qué estamos aquí sentados esperando la muerte?
4
Si decimos: “Vamos a entrar en la ciudad,” como el hambre está en la ciudad, moriremos allí;
y si nos sentamos aquí, también moriremos.
Ahora pues, vayamos y pasemos al campamento de los arameos.
Si nos perdonan la vida, viviremos;
y si nos matan, pues moriremos.
5
Y se levantaron al anochecer para ir al campamento de los arameos.
Y cuando llegaron a las afueras del campamento de los arameos, he aquí, no había allí nadie.
6
Porque el Señor había hecho que el ejército de los arameos oyera estruendo de carros y ruido de caballos, el estruendo de un gran ejército, de modo que se dijeron el uno al otro: He aquí, el rey de Israel ha tomado a sueldo contra nosotros a los reyes de los hititas y a los reyes de los egipcios, para que vengan contra nosotros.
7
Por lo cual se levantaron y huyeron al anochecer, y abandonaron sus tiendas, sus caballos y sus asnos y el campamento tal como estaba, y huyeron para salvar sus vidas.
8
Cuando llegaron los leprosos a las afueras del campamento, entraron en una tienda y comieron y bebieron, y se llevaron de allí plata y oro y ropas, y fueron y lo escondieron;
y volvieron y entraron en otra tienda y de allí también se llevaron botín, y fueron y lo escondieron.
9
Entonces se dijeron el uno al otro: No estamos haciendo bien.
Hoy es día de buenas nuevas, pero nosotros estamos callados;
si esperamos hasta la luz de la mañana, nos vendrá castigo.
Vamos pues, ahora, y entremos a dar la noticia a la casa del rey.
10
Y fueron y llamaron a los guardas de la puerta de la ciudad, y les informaron, diciendo: Fuimos al campamento de los arameos, y he aquí que no había allí nadie, ni siquiera voz de hombre;
solamente los caballos atados, también los asnos atados y las tiendas intactas.
11
Y los guardas de la puerta llamaron, y lo anunciaron dentro de la casa del rey.
12
Entonces el rey se levantó de noche y dijo a sus siervos: Ahora os diré lo que los arameos nos han hecho.
Saben que estamos hambrientos;
por tanto han salido del campamento para esconderse en el campo, diciendo: “Cuando salgan de la ciudad, los tomaremos vivos y entraremos en la ciudad.”
13
Y uno de sus siervos respondió, y dijo: Deja que algunos hombres tomen cinco de los caballos que quedan, de los que quedan en la ciudad.
He aquí, ya que les sucederá como a toda la multitud de Israel que queda en la ciudad (como a toda la multitud de Israel que ya ha perecido), he aquí, vamos a enviar los y veamos.
14
Entonces tomaron dos carros con caballos, y el rey los envió en pos del ejército de los arameos, diciendo: Id y ved.
15
Y los siguieron hasta el Jordán, y he aquí, todo el camino estaba lleno de vestidos e impedimenta que los arameos habían arrojado en su prisa.
Entonces los mensajeros volvieron e informaron al rey.
16
Y el pueblo salió y saqueó el campamento de los arameos.
Entonces una medida de flor de harina se vendió a un siclo y dos medidas de cebada a un siclo, conforme a la palabra del Señor.
17
Y el rey puso a cargo de la puerta al oficial real en cuyo brazo se apoyaba;
pero el pueblo lo atropelló a la puerta y murió, tal como había dicho el hombre de Dios, el cual habló cuando el rey descendió a él.
18
Aconteció tal como el hombre de Dios había hablado al rey, cuando dijo: Mañana a estas horas a la puerta de Samaria serán vendidas dos medidas de cebada a un siclo y una medida de flor de harina a un siclo.
19
Y el oficial real, había respondido al hombre de Dios, diciendo: Mira, aunque el Señor hiciera ventanas en los cielos, ¿podría suceder tal cosa? Y Eliseo dijo: He aquí, tú lo verás con tus propios ojos, pero no comerás de ello.
20
Y así sucedió, porque el pueblo lo atropelló a la puerta, y murió.