David proclamado rey de Judá

1
Después de esto sucedió que David consultó al Señor, diciendo: ¿Subiré a alguna de las ciudades de Judá? Y el Señor le dijo: Sube.
Y David dijo: ¿Adónde subiré? Y El dijo: A Hebrón.
2
Entonces David subió allá, y también sus dos mujeres, Ahinoam jezreelita y Abigail, viuda de Nabal, el de Carmel.
3
Y trajo David a los hombres que estaban con él, cada uno con su familia;
y habitaron en las ciudades de Hebrón.
4
Vinieron los hombres de Judá y ungieron allí a David como rey sobre la casa de Judá.
Y avisaron a David, diciendo: Fueron los hombres de Jabes de Galaad los que sepultaron a Saúl.
5
Y David envió mensajeros a los hombres de Jabes de Galaad, a decirles: Benditos seáis del Señor, porque habéis mostrado esta bondad a Saúl vuestro señor, y lo habéis sepultado.
6
Ahora, que el Señor os muestre misericordia y verdad;
y yo también os haré bien por esto que habéis hecho.
7
Fortaleced, pues, vuestras manos, y sed valientes porque Saúl vuestro señor ha muerto, y la casa de Judá me ha ungido rey sobre ellos.


Is-boset proclamado rey de Israel

8
Pero Abner, hijo de Ner, comandante del ejército de Saúl, había tomado a Is-boset, hijo de Saúl, y lo llevó a Mahanaim.
9
Y le hizo rey sobre Galaad, sobre Gesuri, sobre Jezreel, sobre Efraín, sobre Benjamín y sobre todo Israel.
10
Is-boset, hijo de Saúl, tenía cuarenta años cuando comenzó a reinar sobre Israel, y reinó dos años.
La casa de Judá, sin embargo, siguió a David.
11
El tiempo que David reinó en Hebrón sobre la casa de Judá fue siete años y seis meses.
12
Abner, hijo de Ner, salió de Mahanaim a Gabaón con los siervos de Is-boset, hijo de Saúl.
13
Y Joab, hijo de Sarvia, y los siervos de David salieron y los encontraron junto al estanque de Gabaón;
y se sentaron, unos a un lado del estanque y los otros al otro lado.
14
Entonces Abner dijo a Joab: Que se levanten ahora los jóvenes y compitan delante de nosotros.
Y Joab respondió: Que se levanten.
15
Se levantaron y pasaron en igual número, doce por Benjamín e Is-boset, hijo de Saúl, y doce de los siervos de David.
16
Y cada uno asió a su adversario por la cabeza, y metió su espada en el costado del adversario de manera que cayeron juntos.
Por eso aquel lugar fue llamado Helcat-hazurim, el cual está en Gabaón.
17
Aquel día la batalla fue muy reñida, y Abner y los hombres de Israel fueron derrotados delante de los siervos de David.
18
Estaban allí los tres hijos de Sarvia: Joab, Abisai y Asael.
Y Asael era tan ligero de pies como una gacela del campo.
19
Y persiguió Asael a Abner, y no se desvió ni a derecha ni a izquierda de ir tras Abner.
20
Y miró atrás Abner, y dijo: ¿EresAsael? Y él respondió: Yo soy.
21
Abner le dijo: Desvíate a tu derecha o a tu izquierda, apodérate de uno de los jóvenes y toma para ti sus despojos.
Pero Asael no quería dejar de perseguirlo.
22
Volvió a decir Abner a Asael: Deja de perseguirme.
¿Por qué he de derribarte en tierra? ¿Cómo podría entonces levantar mi rostro ante tu hermano Joab?
23
Pero él rehusó apartarse;
por tanto, Abner lo hirió en el estómago con el regatón de la lanza, y la lanza le salió por la espalda;
allí cayó, y allí mismo murió.
Y sucedió que todos los que venían al lugar donde Asael había caído y muerto, se detenían.
24
Joab y Abisai persiguieron a Abner, y cuando el sol se ponía, llegaron a la colina de Amma, que está frente a Gía junto al camino del desierto de Gabaón.
25
Los hijos de Benjamín se agruparon detrás de Abner formando una sola banda, y se detuvieron en la cumbre de una colina.
26
Abner llamó a Joab, y dijo: ¿Devorará la espada para siempre? ¿No sabes que el final será amargo? ¿Hasta cuándo esperarás para decirles que se vuelvan de perseguir a sus hermanos?
27
Respondió Joab: Vive Dios, que si no hubieras hablado, ciertamente el pueblo no se hubiera ido hasta la mañana después de perseguir cada cual a su hermano.
28
Entonces Joab tocó la trompeta y todo el pueblo se detuvo;
no persiguieron más a Israel ni continuaron peleando más.
29
Abner y sus hombres marcharon toda aquella noche por el Arabá, cruzaron el Jordán, y caminando toda la mañana, llegaron a Mahanaim.
30
Joab volvió también de perseguir a Abner, y cuando reunió a todo el pueblo, faltaban de los siervos de David, diecinueve hombres, además de Asael.
31
Pero los siervos de David habían herido de Benjamín y de los hombres de Abner, a trescientos sesenta hombres, los cuales murieron.
32
Se llevaron a Asael y lo sepultaron en el sepulcro de su padre, que estaba en Belén.
Joab y sus hombres caminaron toda la noche hasta que les amaneció en Hebrón.